Tijuana, BC. La Secretaría del Trabajo y Previsión Social en Baja California comenzó a participar en mesas de trabajo junto con organismos civiles y otras instituciones que participan en la atención de migrantes; el objetivo es crear una estrategia que permita la inclusión de esta población en el brazo laboral de la entidad para fortalecer a las industrias que más lo necesitan.

A inicios del 2017, las empresas maquiladoras externaron su preocupación por la falta de personal, incluso el déficit laboral obligó a que las compañías subieran salarios, que anteriormente oscilaba entre los 1,200 y 1,400 pesos semanales, para alcanzar los 1,500 y 1,800 pesos.

Según cifras de la Asociación de Recursos Humanos de la Industria en Tijuana (Arhitac), actualmente alrededor de 3,000 haitianos cuentan con un permiso para trabajar en la ciudad en diversos sectores, principalmente en maquila, construcción y servicios.

La semana pasada, el titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Francisco Amador Iribe Paniagua, se reunió con integrantes de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Durante el encuentro, realizado en Tijuana, el oficial de Soluciones Duraderas de ACNUR, Florian Höpfner, informó sobre el incremento de migrantes principalmente de Centroamérica y Venezuela a diversas partes del país, en el que la entidad se ha convertido en un punto de referencia.

Mesas sectoriales

El secretario estatal indicó que a raíz del crecimiento de migrantes en Baja California, la dependencia se integró a mesas sectoriales para atender el tema de la migración, en conjunto con instituciones y organismos de la sociedad civil, así como con la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

“La atención va desde orientación laboral hasta la búsqueda de empleo formal, como ha sucedido con la población haitiana que radica actualmente en Tijuana y Mexicali, por ello este tipo de encuentros con organismos de este nivel permite reforzar los esquemas de inserción laboral e igualdad de oportunidades”, señaló.

Iribe Paniagua reveló que los representantes de ACNUR expresaron el interés de realizar la apertura de una oficina en la entidad, con la intención de reforzar el esquema de atención a la población migrante, tomando como uno de los temas prioritarios su inclusión a la sociedad como eje básico: la vida laboral.

En el 2016, el Instituto Nacional de Migración junto con las cámaras industriales firmaron un acuerdo para trabajar y facilitar el proceso de regularización y contratación y que permitiera integrar a extranjeros a la plantilla laboral de la entidad.

El presidente de Arhitac, Ulises Araiza Sánchez, explicó que las empresas locales han encontrado una opción en los migrantes centroamericanos para cumplir con las metas de producción que tienen las maquiladoras, ya que han tenido problemas para mantener su ritmo de trabajo por la falta de personal.

“Ya hay un marco jurídico que permite tomar en cuenta a los migrantes como trabajadores. La mayoría de la oferta que tenemos es de la industria de manufactura en el área de ensamble, la ventaja es que además pueden dominar otros idiomas, como el de calidad”, detalló.

estados@eleconomista.mx