Puebla, Pue. La llegada de Audi, así como de proveedoras de autopartes a San José Chiapa, meterá presión a las casi 40 empresas –de agroalimentos, construcción y textiles- instaladas en la región, ya que ofrece salarios quincenales hasta 100% mejores, advirtieron autoridades municipales.

En los municipios de Rafael Lara Grajales y Nopalucan, donde están industrias emblemáticas como las empacadoras de frutas y chiles en escabeche San Marcos y La Morena, así como la pasteurizadora Tamariz, que procesa leche y otros productos lácteos, sus trabajadores ganan en promedio 2,000 pesos a la quincena, comentó el regidor de Hacienda de Nopalucan, Pedro Báez.

En contraste, Thyssen Krupp y STM, fabricantes de bolsas de aire y calaveras, respectivamente, ya están terminando de construir sus fábricas en la región y están ofertando plazas para choferes, con salarios de entre 1,600 y 2,000 pesos a la semana (3,200 y 4,000 pesos a la quincena) contó el regidor de Hacienda de Nopalucan, Rubén Díaz.

Indicó que contra esos salarios, las pequeñas empresas sólo tienen dos caminos: incrementar la paga o buscar personal en otras localidades, donde sus principales actividades son el campo y el comercio, cuyos pagos a la semana son de entre 200 y 400 pesos a la semana.

Por su parte, Pedro Báez mencionó que ante la competencia en salarios, el sector automotriz resultará más atractivo para los habitantes de la región, sobre todo para los jóvenes.

Sin embargo, aquellos que ya cuentan con más de una década laborando en una fábrica preferirán mantener su puesto, debido a que querrán conservar su antigüedad.

Difícil contratar

Ante los altos sueldos, el escenario se complica para las firmas que se encuentran actualmente la localidad, pues los trabajadores que se jubilen o pensionen dejarán espacios que resultarán difíciles ocupar, debido a que las nuevas generaciones buscarán laborar en la planta Audi o autoparteras.

Díaz comentó que en el caso de La Morena, San Marcos y Tamariz, entre las cuales generan alrededor de 4,000 empleos, tienen a su personal arraigado, el cual incluso es de tres generaciones, donde padres dejan a sus hijos la vacante o meten a otro familiar, pero esa tradición se puede llegar a romper cuando tenga su boom la industria automotriz .

Alfredo Suárez, director de San Marcos, ubicada en Rafael Lara Grajales, la cual tiene 1,400 empleados, reconoció que quienes tienen más de 20 años en su compañía no renunciarán para migrar a la industria automotriz, pero sí propiciará que la mano de obra se encarezca a largo plazo, por lo que no podrán retener a los empleados que tengan tres años de antigüedad.

Suárez puntualizó que autoparteras y Audi requieren personal especializado, sin embargo, ofrecerán la oportunidad de capacitación a los pobladores, con tal de asegurar que la mano de obra sea de esa región.

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) local, José Antonio Quintana Gómez, admitió que la instalación del sector automotriz en una localidad que tiene vocaciones productivas añejas trae como consecuencia un encarecimiento de hasta 25% de la mano de obra.

No es malo que eso pase en San José Chiapa, pues las familias directa o indirectamente tendrán que mejorar su poder adquisitivo por la llegada de Audi y su proveeduría, pero también a los que necesiten de empleados deben ofrecer sueldos acordes al desarrollo de esa zona , dijo Quintana.

Habitantes esperanzados en elevar sus ingresos

El alcalde de San José Chiapa, Josué Martínez Santos, mencionó que los habitantes (8,000) del municipio, de los cuales 85% tienen como principales actividades el campo y comercio, mientras que el resto trabaja fuera de la localidad, están esperanzados a mejorar su economía con la armadora alemana, ya que sus ingresos promedio rondan los 1,000 pesos al mes.

Por su parte, el economista de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), Huberto Juárez, anticipó que si bien el sector automotriz ofrece mejores sueldos, el problema es que tiene constante rotación de personal, lo cual ocurre en autoparteras de la ciudad y zona metropolitana, donde cuatro de cada diez personas renuncian después de medio año, situación que prevé ocurra a largo plazo para la planta de Audi, si no hay condiciones de estabilidad.

miguel.hernandez@eleconomista.mx