El Pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), con 57 votos a favor, cero en contra y cero abstenciones, aprobó en lo general y en lo particular el pasado viernes, el dictamen con las observaciones y modificaciones hechas a la nueva Ley de Vivienda, avalada por el órgano legislativo, y en la que se elimina el término plusvalía.

Al presentar en tribuna el dictamen con las modificaciones realizadas durante sesión de la Comisión de Vivienda, la diputada promovente de la ley, Dunia Ludlow (PRI), enfatizó que de ninguna manera, bajo ninguna circunstancia, esta Ley de Vivienda propone crear nuevos impuestos. El concepto de captación de plusvalías no significa ningún atentado contra la propiedad privada, porque está consagrado en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y ninguna ley, ningún ordenamiento puede estar por encima de la Carta Magna .

Asimismo, destacó que dicho proyecto legislativo se construyó con especialistas, académicos, organizaciones de vivienda, la industria, vecinos organizados, el Banco Interamericano de Desarrollo, ONU-Hábitat y el Banco Mundial.

La Asamblea Legislativa blindó por más de un año a la Ley de Vivienda de señalamientos falsos y sin fundamento, mediante un proceso inédito en donde todos fueron escuchados y en el cual, por primera vez todas las fuerzas políticas representadas en esta soberanía, incluida Morena, participaron e incidieron de manera positiva , aseguró.

El dictamen de esta nueva ley, propuesta por los diputados Leonel Luna Estrada, presidente de la Comisión de Gobierno, y Dunia Ludlow, presidenta de la Comisión de Vivienda, modificó la fracción 20 del artículo 26 para quedar de la siguiente forma:

Crear mecanismos para combatir los procesos de acaparamiento, subutilización, acaparación de los terrenos que tiendan a revertir a favor de la sociedad el valor generado por el desarrollo y el crecimiento urbano .

Armonización

Con respecto al artículo 94, se realizó una armonización de la Ley General de Asentamientos Urbanos, cuyo ordenamiento quedó aprobado así: El gobierno de la Ciudad de México destinará los recursos recabados por concepto de mejoras, medidas de mitigación e incrementos a la densidad por parte de empresas desarrolladoras, al mejoramiento del espacio público, infraestructura urbana y, en general, al entorno de la zona donde se llevó a cabo el desarrollo.

Asimismo, podrá proponer modificaciones al órgano legislativo en materia de desarrollo urbano a fin de contribuir al financiamiento e instrumentación del ordenamiento territorial, el desarrollo urbano sustentable y el desarrollo metropolitano en condiciones de equidad conforme lo establecido en la Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano.

La Secretaría de Finanzas propondrá, conforme a sus atribuciones, asignar al Instituto de Vivienda un porcentaje de estos recursos para la adquisición de reservas para la construcción de vivienda de interés social y popular, así como para la producción social del hábitat y de vivienda .

Eje articulador

En congruencia con estos cambios, la presidenta de la Comisión de Vivienda puntualizó que eliminamos la palabra ‘plusvalía’ del artículo 26, mientras que fortalecimos con una mejor redacción el artículo 94, homologándolo a la Ley General de Asentamientos Humanos, recién aprobada por el Senado de la República; al tiempo que en concordancia con estos dos cambios, hicimos uno más y eliminamos el artículo noveno transitorio .

Refirió que aún con la mejora de la redacción específicamente al artículo 94, uno de los objetivos fundamentales se mantiene.

Lo que buscamos es que los recursos que los desarrolladores pagan desde hace años por el impacto que provocan al momento de edificar sirvan específicamente para mejorar los espacios públicos y generar más vivienda .

Dunia Ludlow destacó que desde ahora la vivienda se convierte en el eje articulador de un nuevo proceso de desarrollo urbano; la construcción y rehabilitación de vivienda se aprovechará para edificar una ciudad incluyente, disfrutable, amigable con el medio ambiente y con espacios públicos transitables.

Vamos a facilitar la producción de vivienda mediante la simplificación y reducción de trámites y requisitos, fomentar la congruencia de las acciones de vivienda con los planes y programas de ordenamiento territorial, ecológico, protección civil, desarrollo urbano y movilidad , aseguró.

El diputado Raúl Flores (PRD) felicitó la nueva forma de hacer las leyes en la ALDF, ya que para concretar dicha ley se llevó a cabo un amplio proceso de participación ciudadana.

En tanto, José Alfonso Suárez del Real (Morena), enfatizó que la nueva Ley de Vivienda tiene objetivos claros como la producción de vivienda social, al tiempo que la legisladora del PAN, Margarita Martínez Fisher, manifestó los beneficios con los que se cuenta para redensificar de manera inteligente la Ciudad de México.

Con la Ley de Vivienda también nace el Sistema de Información y Evaluación de Vivienda de la Ciudad de México, así como el Consejo de Vivienda, el cual tendrá que planear y evaluar la política en la materia; todo armonizado con la Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Rendición de Cuentas de la Ciudad de México.

Luego de la aprobación, el presidente de la Mesa Directiva pidió que el decreto se remitiera al jefe de Gobierno para los efectos conducentes.

ilse.becerril@eleconomista.mx