Alcaldes de la Ciudad de México informaron que suspenderán los permisos para realizar nuevas construcciones, con el objetivo de verificar que cumplen los requisitos que marca la ley en las actuales edificaciones.

En entrevista, al concluir una reunión en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, el alcalde de Benito Juárez, Santiago Taboada, anunció que no recibirán trámites para nuevas obras en la demarcación hasta que no termine el proceso de revisión de los permisos otorgados durante la pasada administración, a fin de determinar su legalidad.

Explicó que instruyó a la Dirección General de Desarrollo Urbano “a no recibir documentación de construcciones a través de la Ventanilla Única en lo que resta del año, con el fin de permitir la revisión (...) lo dije en campaña y lo sostengo, ni un centímetro más de varilla fuera de la ley, y también lo dije de manera muy contundente, no más centros comerciales y sí a los espacios públicos”, acotó.

“Las obras en construcción van a seguir y las vamos a verificar para ejercer esta nueva facultad de uso de suelo que nos dio la Constitución de la Ciudad de México y que la vamos a ejercer con toda autoridad (...) La dirección jurídica demolerá muchos de los pisos adicionales en obras y/o departamentos”, ahondó.

Santiago Taboada adelantó que no permitirán la construcción del gran proyecto de usos múltiples en el predio que todavía ocupa el Estadio Azul, pues el complejo deportivo “tiene que ser visualizado como parte de un proyecto de equipamiento urbano, porque es lo que jurídicamente le corresponde”.

Agua y movilidad

Por separado, el alcalde de Iztacalco, Armando Quintero, informó que hará lo mismo en su demarcación, en donde indicó que hay un gran problema de agua y movilidad: “no quedan predios para construir espacios de uso comunitario, se restablecerá hasta que cambiemos las actuales leyes de desarrollo urbano”.

Expuso que proyectos de nuevos edificios, plazas públicas, hoteles y unidades habitacionales son los que se suspenderán trámites, mientras que casas habitación de una o dos plantas no tendrán restricción.

Granjas México y Pantitlán, resaltó, son dos de las colonias con mayor número de proyectos en marcha. “Haremos una revisión profunda”.

El alcalde de Miguel Hidalgo, Víctor Hugo Romo, puntualizó que dará prioridad en su gobierno a la obra pública y privada, sin embargo, contará con una gendarmería de uso de suelo para que no se violen las reglas de construcción, sobre todo en zonas donde más se infringe la ley como Lomas, Bosques, Polanco, Anzures, Escandón y San Miguel Chapultepec.

estados@eleconomista.mx