Los resultados financieros de Pemex Exploración y Producción (PEP) al final del 2013 implican una pérdida de 42,078 millones de pesos, por menores precios del petróleo, caída en la producción de crudo y mayores costos de lo vendido. El resultado es opuesto al año anterior, cuando hubo utilidad de 93,982 millones de pesos. Se trata además del regreso a terreno negativo tras siete años de ganancias.

Este resultado presionó a su vez los resultados de operación de Pemex, ya que a las pérdidas de PEP se le suman las de Pemex Refinación (123,014 millones de pesos) y Pemex Petroquímica (14,769 millones de pesos), volviendo al 2013 uno de los peores años para Pemex.

Según Mario Beauregard Álvarez, director de Finanzas, los malos resultados de la paraestatal están vinculados a la manera en que Hacienda recoge a boca de pozo los impuestos. Se espera que con los cambios de la reforma energética este tipo de situaciones cambien en beneficio de Pemex.

El pago de impuestos y derechos de PEP fue de 856,979 millones de pesos contra 898,064 millones en el 2012; y aunque la cifra es menor, hubo caída en las ventas de crudo y mayores costos internos.

Es la tercera vez que PEP presenta pérdidas como organismo. Las anteriores fueron en el 2004 y el 2005, presionados por la alta volatilidad en el precio del petróleo.

COSTO DE PRODUCCIÓN

Carlos Murrieta Cummings, director corporativo de Operaciones, explicó que se tiene autorizado un costo máximo de hasta 6 dólares por barril producido en todos los campos del país; es decir, que la SHCP cree que cuesta 6 dólares producir cada barril cuando en realidad hay una serie de costos diferenciados por cada campo.

No es lo mismo producir en Cantarell hoy que antes, ni es el mismo costo en cada yacimiento. No se puede tener un precio general en todos los proyectos , dijo.

Desde la perspectiva de Finanzas, antes del pago de impuestos y derechos PEP es un organismo con ganancias importantes (912 millones en el 2013). Sin embargo, esta cifra es menor a la del 2012, cuando la utilidad fue de 1,030 millones, lo que significa una caída de 11.5% en términos constantes.

Beauregard explicó que la volatilidad del 2013, así como las compras y adquisiciones, aunadas al mayor precio del gas usado para elevar la presión de los pozos, subieron el costo de lo vendido de 302,840 millones en el 2012 a 338,550 millones el año pasado.

luis.carriles@eleconomista.mx