La venta de vehículos en México ya no registrará crecimientos de doble dígito, al menos en los próximos cinco años, por lo que se prevé un comportamiento inercial al dinamismo de la economía mexicana e incrementar 2% anualmente, dijo Guido Vildozo, especialista de la industria automotriz.

El directivo de la Consultoría IHS Markit Automotriz explicó que la inflación, las altas tasas de interés y la situación económica son factores que han llevado a ajustar el mercado automotriz.

Al participar en el Foro Automotor AMDA 2017, el especialista que asesora a 20 marcas automotrices en el mundo recordó que el año pasado México fue uno de los cinco mercados automotores de mayor crecimiento en términos de valor porcentual; en contraste, en el 2017 se prevé una caída por debajo de 1% y el país se ubicará entre las 20 naciones de menor porcentaje de repunte. La buena noticia, dijo: “No estamos solos, no es un motivo de alarma, porque es un proceso de ajuste de ciclo, sobre todo porque estamos atados a la economía estadounidense que entra a proceso de ajuste, a diferencia de América Latina o Brasil, que tendrán un año fenomenal”.

Se prevé que el mercado mexicano comercialice cerca de 1.6 millones de unidades, cifra similar o menor respecto al 2016.

En septiembre pasado, la venta de vehículos ligeros cayó 11.5% interanual, la peor desde noviembre del 2009, de acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

Guido Vildozo mencionó que el desastre de los sismos en ese mes impactó de manera considerable, porque esos ocho estados afectados donde la Ciudad de México y el Estado de México son los principales mercados representan 35% de PIB, y también son 35% de las ventas en el país, además de contar con 50% del parque automotor.

Si esto se suma a que el promedio de la economía mexicana crece a 2.2% anual y se mantendrá esa dinámica, más el tema inflacionario, las poselecciones de Estados Unidos y el déficit gubernamental en México que limita las políticas para la industria, sin olvidar el incremento de precios en las tasas de interés, los Cetes impactados por el tipo de cambio, pues se altera la compra de unidades.

Al respecto, Guillermo Prieto Treviño, presidente de la AMDA, estimó la reducción en ventas de hasta 4.5% para el cierre del 2017, con la colocación de 1 millón 550,000 unidades. Un tardío ajuste en los precios de los vehículos nuevos y hasta la renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte son algunos de los principales factores que tienen a la distribución en un cambio de ciclo de mercado.