La Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua) analizan lanzar diversas licitaciones a más tardar el segundo semestre de este año para darle un segundo uso mediante turbinas de generación eléctrica a grandes presas de almacenamiento acuífero en entidades como Sinaloa, Tamaulipas y Coahuila, donde los proyectos más pequeños estudiados hasta ahora tendrán inversiones de 10 millones de dólares para 20 megawatts hidroeléctricos.

Así lo detalló a El Economista Manuel Salas, director general de la empresa mexicana Cipro que ha participado en el diseño de plantas para una capacidad de más de 200 megawatts instalados con esta tecnología hoy en el país. 

Lo anterior está en línea con los anuncios del gobierno federal para repotenciar la generación de energía hidroeléctrica generada de la CFE como la energía limpia de mayor potencia en el país, que a su vez daría respaldo a las renovables principalmente instaladas por privados como la solar y la eólica, según ha detallado el director general de la CFE, Manuel Bartlett. 

En el Plan de Negocios 2021-2025 aprobado en la 40 sesión del Consejo de administración de la CFE en diciembre pasado, se planteó llegar a 96,000 megawatts de capacidad instalada para la generación eléctrica del país, con un incremento de 20,000 megawatts o 28% en los siguientes cuatro años. En el nuevo Plan de la empresa contempla por lo menos 1,030 megawatts nuevos de energía renovable, es decir, 1.5% de la capacidad actual mediante nuevos parques que podrían ser de renovables como plantas eólicas y solares propias de la CFE y energía hidroeléctrica.  

En sus planes, la estatal detalló que se modernizarán y repotenciarán ocho centrales de generación hidroeléctrica, que fueron seleccionadas a través de un análisis del historial operativo y vida útil de cada central. Estos proyectos representan la ampliación de la capacidad de generación mediante el uso de energías limpias por 530 megawatts.

Para Manuel Salas, el incremento en la demanda de energía en México no cederá y por ello es necesario echar mano de todas las tecnologías disponibles y las fuentes de inversión que sean necesarias, recordando que el país tiene grandes ventajas de ubicación para diversificar su generación eléctrica. 

“La gran ventaja de estos nuevos proyectos es que ya hay presa y tubería de desfogue; la gran inversión ya fue realizada, sólo hay que ejecutar el diseño de la obra”, explicó.

karol.garcia@eleconomista.mx