Dado su actual ritmo de crecimiento de ventas a nivel mundial, 9.7% anual, los laboratorios Boehringer Ingelheim, fabricantes de medicamentos como Buscapina, Bisolvon o Micardis, planean duplicar sus ingresos para 2016, alcanzando así poco más de 25,000 millones de euros, desde los 12,700 que facturaron en 2009.

Si emulan la misma dinámica, las ventas de su filial mexicana, que contabilizaron poco más de 4,900 millones de pesos en 2009, podrían rozar los 10,000 millones en el mismo lapso, considerando que el 60% de su producción se destina a abastecer el mercado de América del Norte, donde nuestro país es la principal plataforma de exportación de la empresa alemana.

En el marco del inicio de las celebraciones por el 125 aniversario de los laboratorios en el mundo, Thorsten Pohl, director general de la división mexicana de la firma, señaló también que su expectativa es seguir creciendo a una tasa mayor la que el mercado farmacéutico lo hace, que en 2009 fue de 6.7%.

La empresa también comunicó que para apuntalar su estrategia de crecimiento se encuentra preparando el lanzamiento de 5 novedosos medicamentos para combatir padecimientos como la diabetes tipo 2, el cáncer pulmonar, el de mama y el colorrectal.

Cabe señalar que uno de los lanzamientos más esperados de la compañía, la flibanserina (el llamado viagra femenino), no pudo concretarse hace algunos días, pues la oficina de control de medicamentos y alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), no aprobó fármaco argumentando que no existen pruebas suficientes de que sus resultados sean satisfactorios.

Finalmente, la compañía resaltó que con una inversión de 119 millones de euros se encuentra fortaleciendo su planta productiva del medicamento Pardaxa, un innovador anticoagulante aprobado para su venta en 2008 en Europa que es indicado para prevenir la enfermedad tromboembólica venosa y la trombosis pulmonar.

apr