A pesar de la suspensión de actividades y de la austeridad que aplicará el gobierno federal se mantiene la transformación laboral para cerrar las juntas de Conciliación y Arbitraje para dar paso a los nuevos tribunales laborales que arrancarán el 1 de octubre de este año; así como la creación del Centro Federal de Conciliación y Arbitraje.

En la quinta charla virtual que realiza la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) y que correspondió a Darlene Rojas Olvera, directora general de Evaluación y Vinculación para la Reforma Laboral, anunció que el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral permitirá unificar funciones en una sola entidad que actualmente se realizan en 125 Instituciones (juntas de Conciliación y Arbitraje federal y locales, Dirección General de Registro de Asociaciones de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social).

“Será un organismo muy grande en todo el país y sobre todo lo que tendrá que garantizar las funciones que se venían realizando y, además, de acuerdo con el Convenio 87 y 98 de la OIT, la libertad y democracia sindical”, expuso.

Para el cumplimiento de los plazos con los que debe cumplir la reforma laboral, se creó la Estrategia Nacional para la Implementación del Sistema de Justicia Laboral en tres etapas. Actualmente, se trabaja con 10 Estados para el envío de la relación de expedientes de las juntas de Conciliación y Arbitraje y soporte electrónico de los mismos: Campeche, Chiapas, Durango, Estado de México, Guanajuato, Hidalgo, San Luis Potosí, Tabasco, Tlaxcala y Zacatecas serán las primeras entidades.

La principal función que desarrollará el Centro de Conciliación, del que se espera el presidente Andrés Manuel López Obrador envíe una terna al Senado de la República para la designación de quién será su primer director, será el de lograr conciliaciones antes de llegar a un juicio.

[email protected]