Canadá - El constructor canadiense TransCanada anunció este lunes que iniciará la construcción de una parte -la que no requiere la aprobación del presidente Barack Obama- del oleoducto Keystone XL en Oklahoma (sur de EU), un proyecto que en total costará 2,300 millones de dólares.

Además, el grupo indicó que solicitará próximamente una nueva autorización a Obama para construir otra sección del oleoducto Keystone XL entre Nebraska (centro) y la frontera canadiense, tras su rechazo en enero por parte de la Casa Blanca. Esto generó un debate sobre política energética y medio ambiente.

La nueva solicitud de permiso de TransCanada podría proponer otra ruta para el oleoducto en Nebraska, donde existe un acalorado debate por el posible daño que el proyecto pudiera causar a importantes reservas de agua subterránea.

TransCanada dice haber informado al Departamento de Estado que dividió en dos su proyecto inicial, y que la construcción del oleoducto en el sur del país (entre Oklahoma y Texas) ya no depende de la aprobación presidencial.

Por su parte, la Casa Blanca saludó la intención de TransCanada de presentar una nueva solicitud para la sección del oleoducto en Nebraska.

"Esperamos seguir trabajando con TransCanada para asegurarnos de que esto sea construido de forma segura, responsable y oportuna, y nos comprometemos a hacer todo lo pasible para expedir los permisos federales necesarios", dijo.

La oficina de Obama aseguró que trasladar el crudo del Mediooeste de Estados Unidos hacia las refinerías de las costas del Golfo de México "modernizará la infraestructura, creará empleos e impulsará la producción estadounidense de energía".

ros