Toyota Motor Corp dijo el martes que suspenderá las pruebas a vehículos de conducción autónoma tras un accidente en el que un auto sin conductor de Uber Technologies Inc atropelló y mató a una mujer en Tempe, Arizona.

En una declaración, Toyota sostuvo que "el incidente podría tener un efecto emocional en nuestros conductores de prueba. Este receso tiene el objetivo de darles tiempo para llegar a un punto de equilibrio respecto del riesgo de sus trabajos".

Por otro lado, la Oficina del Fiscal del Condado de Maricopa, en Phoenix, dijo que está esperando los resultados de una investigación la policía de Tempe antes de evaluar si se presentan cargos por el hecho.

Autoridades de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte y de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras también están investigando el incidente.

El fallecimiento de la peatona Elaine Herzberg la tarde del domingo tras ser impactada por un vehículo utilitario deportivo de marca Volvo que operaba de manera autónoma es la primera víctima mortal de la naciente industria de automóviles sin conductor.

Su muerte ha llamado la atención sobre cuestiones como la seguridad de los vehículos autónomos y los desafíos de probarlos en vías públicas. Los autos sin conductor se han visto envueltos en accidentes menores, de acuerdo a reportes presentados ante reguladores. En casi todos los incidentes se ha culpado a chóferes humanos que impactaron el vehículo autónomo.

Arizona ha dado la bienvenida a compañías que desarrollan vehículos autónomos con una regulación más suave que otros estados y países. El martes, el alcalde de Tempe Mark Mitchell sostuvo que la muerte de Herzberg era "trágica" y que apoya la decisión de Uber de suspender las pruebas.

Los resultados de la investigación en Arizona será clave para las compañías que buscan beneficiarse de los servicios de taxis robot y vehículos que no necesitan conductor, entre ellas General Motors, Waymo de Alphabet Inc, la compañía de traslados Lyft o Ford Motor Co, entre otras. 

abr