Un producto de internet inalámbrico fijo con rendimiento equivalente a red celular 4G es lo que, en principio, Telcel podría comenzar a ofertar por el mercado mexicano con la banda de 3.5 GHz que Telmex le cedió en enero de 2020.

En aquella fecha, Telmex transfirió 50 MHz de ese espectro a Telcel a nivel nacional, luego de utilizarlo para sus operaciones propias durante veinte años para enlaces punto a punto, en tanto que otros industriales la explotaron para operaciones satelitales o comunicaciones por microonda.

Pero el avance tecnológico y la existencia de nuevos equipos para su explotación hacen posible que la banda de 3.5 GHz pueda convertirse en un insumo importante para construir productos y servicios dentro del ecosistema que involucra a tecnologías como las redes de 5G, el Internet de las Cosas (IoT) y para la mejoría también de otros servicios ya existentes como el Wi-Fi en su nueva generación llamada “Wi-Fi 6”.

“En 3.5 GHz pueden tener una buena banda ancha con una velocidad no de un giga, pero sí de 150 megas que sería el equivalente de una banda ancha fija aceptable por fibra; no híper-capaz, pero muy aceptable para que en la casa se pueda ver un Netflix en 4K y que puede ser un inicio sobre cómo seguir más por el camino hacia un 5G pleno”, dijo anteriormente Enrique Carrier, de Carrier y Asociados, respecto a los concesionarios que tienen en su poder un trozo de la banda de los 3.5 Gigahercios.

En los Estados Unidos, donde un tramo de la 3.5 GHz ha sido utilizada para un productos de banda ancha ciudadana, empiezan a conocerse productos comerciales sobre este tipo de frecuencias. La naturaleza técnica de este espectro permite enviar comunicaciones de voz, video o datos con calidad óptima en espacios bien definidos, como interiores, además de que logra traspasar construcciones y puede modularse para evitar al máximo las interferencias con otras bandas radioeléctricas.

En México, la industria tiene acceso a este espectro hará dos décadas, siendo Telmex, Nextel y Axtel sus primeros concesionarios. Las tres compañías consiguieron en el segundo semestre de 2019 la renovación de sus permisos para explotar su tramo de 50 MHz en servicios fijos, con costo de 1,550 millones de pesos para el caso de la banda que fue de Telmex ahora en manos de Telcel.

Y el gobierno mexicano alista todavía una licitación para que los interesados se repartan otros 150 MHz de la misma banda, aunque ese concurso pudiera verse postergado por los efectos negativos que deje aquí la pandemia Covid-19, según comentarios del mismo regulador a este medio.

La banda de 3.5 GHz también podría beneficiar la expansión de la tecnología Wi-Fi 6, entendida como una evolución para las conexiones inalámbricas que permite cuadruplicar la cantidad de aparatos conectados con una misma calidad de envío y recepción de información, aunque la industria también se apoya en las bandas de 2.4, 5 y 6 GHz para esta tecnología.

Sin embargo, esta banda “podría facilitar mucho el despliegue de redes inalámbricas de próxima generación y productos de 5G”, refirió Jaime Garza, profesor en la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica de la Universidad de Nuevo León.

“Hace 20 años, esas frecuencias sirvieron para comunicaciones punto a punto, pero ni había mucho equipo y quienes las tenían poco las utilizaban. Ahora sirven para dar servicio de banda rápida con calidad igual a 4G o por fibra óptica, también hay equipos comerciales y se pensaba en micro-células para cubrir en centros comerciales o edificios a muy buena calidad, pues con esos 50 MHz puede ofrecer un Internet de lo que Telcel quiera, faltaría que le habiliten para móvil para otros servicios y si está interesado en vender el servicio ahora o esperarse a que venga el boom con 5G”.

kg