Telmex cedió a Telcel sus concesiones sobre la banda de 3.5 GHz, un insumo esencial de 50 MHz que Telcel utilizará próximamente para el despliegue de redes de quinta generación o 5G en los mercados de México donde observe una oportunidad de negocio para esta nueva tecnología de comunicación y habilitadora también de otros procesos productivos y servicios sociales

Las compañías formalizaron el trato el jueves 23 de enero de 2020 y lo notificaron el día 30 siguiente al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), en total cuatro meses después de que Teléfonos de México buscara la renovación de las frecuencias por un periodo adicional de 20 años y luego de convenir por separado con AT&T la reubicación técnica de las concesiones a partir del 1 de enero de este año para conseguir un uso eficiente de ese espectro ahora en poder Telcel.

Radiomóvil Dipsa S.A. de C.V., controlante de la marca Telcel, se comprometió ante el regulador IFT a cumplir con las obligaciones que Telmex tuviera pendientes con los nueve títulos de espectro y uno de red de telecomunicaciones objeto del acuerdo y en asumir también las condiciones regulatorias que esa autoridad estableciera como requisito para consentir el trato Telmex-Telcel, empresas hermanas en el conglomerado América Móvil, para la banda de 3.5 Gigahercios.

Teléfonos de México S.A.B. de C.V. previamente había intercambiado diversos bloques de frecuencias en 3.5 GHz con AT&T, para que en el futuro Telcel explote la banda de los 3450-3500 MHz y AT&T el bloque de los 3550-3600 Megahertz, también por 20 años.

En octubre de 2019 se conoció que el IFT había resuelto renovar tres paquetes de concesiones de espectro de 50 MHz de ancho de banda en los 3.5 GHz para las empresas Telmex, Axtel y AT&T, que a su vez heredó las señales de la desaparecida Nextel

Respecto a ese particular, Telmex pagó 1,549 millones 999,272 pesos por los derechos de explotación del espectro en las nueve regiones de telecomunicaciones en que está dividida la República Mexicana. Por la Región 9 que comprende la Ciudad de México y otras áreas de los estados de México, Hidalgo y Morelos, la empresa acreditó el 23 de enero pasado el pago de 554 millones 128,822 pesos. Ambas cifras, referentes para la venidera licitación del IFT sobre esa misma banda de frecuencias.

Se desconoce si Teléfonos de México informará sobre esta transacción con Telcel en su reporte del primer trimestre de 2020 próximo a conocerse y la manera que esa otra compañía habría compensado financieramente a Telmex por el dinero invertido en la renovación de su tramo en los 3.5 GHz, equivalente al 1.66% de sus ingresos totales para el año 2019

Telcel maniobra para entrar en la banda de 5G

Una vez cerrado su trato con Telmex, Telcel se convierte en la segunda compañía de servicios móviles en acceder a trozos de la llamada “Banda C Extendida”, como también se le conoce al espectro de 3.4 a 3.6 GHz, y este hecho desata diversas interrogantes en sus competidores directos, respecto a si Telcel mantiene todavía interés en ir por más banda de 3.5 GHz, pues el IFT no ha anticipado ninguna objeción para este operador en esa intención particular.

Esto, porque en cuanto tenencia espectral en esa banda, tanto AT&T como Telcel y Axtel tienen ahora, cada uno, el 16.67% de las frecuencias adjudicadas para servicios inalámbricos de consumo masivo y quedan disponibles inmediatamente otros 150 MHz o el 50% de la banda para una próxima adjudicación.

El trato con Telmex también podría interpretarse como una acción de Telcel de hacerse con bandas de frecuencias recomendadas por la Unión Internacional de Telecomunicaciones para servicios de 5G, en caso de que decida no ir a un concurso de licitación de espectro en 3.5 GHz o porque el IFT, ante los efectos negativos que la crisis del virus Covid-19, decida postergar los concursos para entregar las bandas de 600 MHz y 3.5 GHz; incluso los diversos paquetes en 1.7/2.1 GHz y 2.5 GHz ya previstos en salida para este 2020. 

La presencia de Telcel en la banda también presionaría el mano a mano que mantienen los operadores móviles contra la industria satelital por la influencia en los 3500 MHz y por separado a Movistar y Axtel, en considerar cuál sería la actuación e interés de estas compañías por ese tipo de frecuencias, debido a que ambas enfrentan complicaciones financieras y porque ambas también mantienen un plan de desinversiones en activos no estratégicos. Hasta este lunes 13 de abril, no se conoce registro en documentos del IFT sobre que Axtel haya entregado a la Tesorería de la Federación la contraprestación correspondiente por su tramo de 3.5 GHz. AT&T, por su parte, ya ha dado cumplimiento a ese pago.

Esta es la tercera ocasión más reciente en que Telcel accede a una banda de frecuencias por la vía del mercado secundario del espectro, aunque también ha comprado bandas en 1.7/2.1 GHz y 2500 MHz por concurso. 

La primera ocasión por mercado secundario ocurrió en 2017, al adquirir de una filial de MVS Comunicaciones distintos paquetes de 2.5 GHz por 5,305 millones de pesos y una siguiente vez por las frecuencias regionales de Ultravisión, también en 2.5 GHz, por un valor no identificado aún, pero que aumentó 1.0% su tenencia espectral. 

Fuentes reportan que Telcel ha comenzado a montar algunas antenas para realizar experimentaciones comerciales de velocidad con tecnología 5G sobre su espectro concesionado desde 2015 en la banda de AWS. La compañía no ha respondido todavía a una consulta sobre esta información.

Lo que es cierto, según estudios del IFT, está en que la banda de 3.5 GHz ofrece poder de capacidad para enviar mayores volúmenes de datos, de ahí el interés de AT&T y Telcel en hacerse con ese insumo para servicios de 5G que demandarán ese tipo de frecuencias, en principio para un Internet inalámbrico de alta velocidad.