México ocupa el sexto lugar a nivel mundial en producción de miel y el tercero en exportación, lo que representa una importante fuente de ingresos para el país y para los más de 41,000 apicultores, en su mayoría indígenas, ubicados principalmente en la zona sureste del territorio mexicano. Lamentablemente, no todo son buenas noticias en este tema, pues aunque las abejas no están catalogadas como especie en peligro de extinción, se ha registrado un descenso considerable de su especie.

Es probable que la abeja surgiera en el lejano Oriente, aunque no se cuenta con un lugar exacto, algunos mencionan que existió incluso antes que la especie humana. Tan sólo 80% de los alimentos que consume el ser humano se da gracias a estos diminutos insectos, ya que son los polinizadores por excelencia en la naturaleza.

Actualmente hay diversas organizaciones en México que difunden la importancia de las abejas. Queriendo ser parte activa y consiente de la gran labor que están haciendo diferentes asociaciones, Restaurantes Toks se suma a estas iniciativas en pro de la preservación de la milenaria especie, ofreciendo a sus comensales el proyecto Abeja Kaabi en comunión con la asociación Abejas por la Vida y la Salud FunSaEd.

Para el proyecto se elaboraron 6,400 abejas de peluche, que se pusieron a la venta en los 204 restaurantes Toks durante el mes de noviembre a fin de recaudar fondos para ésta, la cual se dedica a generar conciencia y a proteger a las abejas. Cabe destacar que, gracias a su labor, se logró declarar el 17 de agosto como Día Nacional de la Abeja, buscando que se reconozca y valore la importancia ambiental, social y económica de este insecto.

“Cuando hablamos de todo lo referente a las abejas, debemos estar conscientes de la gran responsabilidad que tenemos, por ello en Grupo Toks queremos ser partícipes y decidimos poner a la venta más de 6,000 abejas de peluche, involucrando por medio de una convocatoria a diferentes instituciones educativas como el Instituto Politécnico Nacional, que resultó ganador y decidió llamar a la abeja con el nombre de Kaabi, que significa abeja en maya. Es importante destacar que este proyecto tuvo un doble beneficio pues ayudamos al taller y a la asociación Abejas por la Vida y la Salud FunSaEd”, mencionó Gustavo Pérez Berlanga, director del área de Responsabilidad de Grupo Toks.

Los peluches fueron elaborados por el taller textil La colmena de Neza, el cual gracias a la relación FunSaEd ha podido diversificar los productos que elaboraba enfocándolos en temas relacionados con las abejas y logrando beneficiar de manera directa a 14 personas que ahí trabajan.

Con éste y más proyectos, Grupo Toks, desde la vertical de RSE, pugna por crear un clima de conciencia que, además de ayudar a la sociedad, se interesa por el cuidado de las especies animales en el planeta.