De resultar exitosa la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), se deberá partir de una mayor integración regional, en la cual se sustituyan importaciones de otras regiones del mundo y se produzcan en los tres países con un valor agregado, acordaron empresarios de México, Estados Unidos y Canadá.

Eso atraerá inversiones y generará empleos , afirmó Juan Pablo Castañón Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Explicó que independientemente de dónde se ubique la planta de un determinado producto terminado, la labor del resto de los tres jugadores deberá ser la proveeduría de insumos o piezas terminadas de armado en industrias potenciales de crecimiento como la automotriz, aeroespacial, eléctrica, electrónica o la agroindustria.

En reunión, el empresario representante de México estableció que el ser exitosos significa abrir espacios para mayor dinamismo en el intercambio de las mercancías que nos permita mayor producción entre los tres países. Eso significa que el origen de los productos tenga mayor integración nacional o regional. Que importemos menos de otras regiones y que nos complementemos para competir como región , lanzó.

Castañón mencionó que los productos que llegan al mercado final, que puede ser México, Estados Unidos o Canadá, se mueven hasta 10 veces de una planta a la otra, se surten y complementan entre las tres naciones, lo que habla de la fortaleza de la región de América del Norte .

Es por ello que en el marco de la reunión tripartita del TLCAN, se coincidió en que necesitamos agilizar las fronteras, dar certeza y seguridad para que los productos puedan moverse rápidamente y generar el valor agregado para ser competitivos como región.

Podemos crecer a 2.3% (en México para el 2017) si logramos profundizar en el conocimiento de regionalizar la producción e importar menos de otros países. Eso se traduce para México en que pueden venir nuevas generaciones de inversión, pues en lugar de importar de Asia insumos que servirán para la producción, se puedan fabricar en los tres países. Eso nos dará un potencial de crecimiento adicional. Eso significará una negociación exitosa , refirió.

El presidente del CCE aclaró que no necesariamente se iniciarán las negociaciones del TLCAN en enero, sino será un análisis durante el primer trimestre del 2017 y confió en que durante el verano se cuente con un panorama para ver el tratamiento que seguirá el acuerdo comercial.

El primer semestre será de conversaciones y después veremos hacia dónde vamos , expresó Juan Pablo Castañón.

No sólo en manufactura se trabajará, porque también se delinean temas como los servicios financieros, con los cuales se busca una mayor correspondencia para tener mayor oferta de productos.

[email protected]