El Sindicato Nacional de Trabajadores Azucareros se alineará al nuevo acuerdo entre los gobiernos de Estados Unidos y México, una vez que inicie la próxima zafra 2017-2018 y se ajusten los planes de los más de 50 ingenios del país para exportar el mayor porcentaje de azúcar cruda.

En entrevista, Adrián Sánchez Vargas, secretario general del Sindicato azucarero, expuso que a México no le quedó de otra , más que aceptar las condiciones que impuso el gobierno estadounidense, ya que se trata del mercado más importante del mundo y en donde se obtienen los mejores precios por la exportación.

Entiendo que no es fácil enfrentar a la primera economía del mundo para negociar y vamos en cierta desventaja; por eso, el acuerdo, si bien es cierto no deja satisfecho a muchos, sí representa un buen resultado porque se logra lo básico: que no se apliquen aranceles al azúcar mexicano y, sobre todo, que se siga exportando al mero mercado del mundo, se nos reconoce el trato preferencial para ser quien surta a EU de azúcar , expuso. En ese sentido, dijo que por ahora no se prevén ajustes a la plantilla laboral de la industria en la que se encuentran 45,000 trabajadores, pues si bien habrá menos refinación de azúcar, el volumen de exportación se mantendrá.

¿Qué se pierde y qué se gana con el acuerdo?

Las fórmulas de la calidad del azúcar sí son una desventaja para la industria azucarera mexicana, pero no podíamos traer todo el paquete completo. Si tomamos en cuenta que fue una negociación previa a empezar con los acuerdos de la transformación del Tratado de Libre Comercio, creo que nos fue bien, pudo haber sido peor, pero dentro de todo está bien. De esta industria dependemos cientos de miles de familias mexicanas y considero que este acuerdo nos da certidumbre para el futuro. Entonces es más positiva que negativa la negociación que tuvo el secretario de Economía con su contratarte americana.

¿Qué se debe hacer, desde la industria y los trabajadores para enfrentar lo negativo del acuerdo?

Quisiéramos que fuera azúcar ya terminada, tenemos que luchar por un campo más competitivo para tratar de bajar costos. En el campo se requiere elevar la productividad, reducir tiempos perdidos y tener mejor manejo de las fábricas. Ahorita vimos que con este acuerdo, algo importante que se mantiene es el precio alto, estamos en un precio excelente que no se había tenido en la última década y con este acuerdo se le da certidumbre y permite tener cierto margen de ganancia. Hay muchas maneras de adaptarse al acuerdo. Considero que a veces este tipo de presiones y preocupaciones nos tienen que hacer a todos más eficientes e incursionar en sacar 100% de lo que en la caña de azúcar puede producir, como es el caso del etanol.

El Sindicato azucarero hizo un llamado a todos los actores de la cadena de productividad de la industria para mantener la unidad, para que prevalezca la paz laboral.

EU reduce pronóstico de importación de azúcar mexicana

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos redujo en 20% el pronóstico sobre las importaciones de azúcar mexicana para la zafra 2017-2018, pasando de 2.1 millones a 1.7 millones de toneladas.

Dicho ajuste se da en el contexto del nuevo acuerdo azucarero al que llegaron México y Estados Unidos, el cual permite mantener el flujo comercial de azúcar nacional sin aranceles, además de que México reducirá de 53 a 30% la proporción de azúcar refinada del total de sus exportaciones de ese producto.

No obstante, Juan Cortina Gallardo, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Azucarera y Alcoholera, habría informado que el pronóstico de exportación de azúcar para México rondaría 2 millones de toneladas y agregó que nuestro país puede aprovechar su condición de ser el primero en la lista para cubrir la demanda, que a lo largo del año, tenga el gobierno de Estados Unidos.

Asimismo, sostuvo que esto no se ha acabado , pues los industriales estadounidenses quieren más, por lo que llamó a estar atentos para cuidar el compromiso que asumió, por todo el gobierno, el secretario de Comercio, Wilbur Ross.

Por otra parte, para cumplir con los niveles de exportación de azúcar, los industriales mexicanos deben realizar algunos ajustes para cumplir con el nuevo acuerdo que firmaron los gobiernos de Estados Unidos y México.

Entre las modificaciones se encuentran: ajustar las fábricas para reducir la producción de azúcar refinada por cruda, incorporar como logística el envío de azúcar en barco, generar un inventario para exportar durante todo el año y no sólo durante la zafra.

pmartinez@eleconomista.com.mx