El Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) no sólo avala la propuesta del Ejecutivo de revisar el papel del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), si no que además presentará una propuesta al Congreso de la Unión y al gobierno federal, a fin de transitar a una nueva política que permita una verdadera competencia, “con piso parejo”.

En entrevista con El Economista, Francisco Hernández Juárez, secretario general del Sindicato de Telefonistas, comentó que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) “no cumplió con su cometido” y dado que es indispensable que se establezca una nueva política de Estado, es importante apoyar la propuesta del Ejecutivo -de revisar a los organismos autónomos- a fin de establecer reglas claras para todos los competidores, y no sólo que se le trate de “amarrar las manos a una empresa nacional” y beneficiar a una televisora o las empresas de telecomunicaciones trasnacionales.

Hernández Juárez afirmó que llevan dando la lucha contra el IFT desde hace más de 8 años. “No es de ahora, y no tienen nada que ver con ese conflicto de los órganos autónomos, y tenemos nuestra opinión de ellos, algunos son justificables, pero en el caso del IFT quedó cooptado por el gobierno anterior y sólo benefició a la empresa televisora más importante del país y a las empresas trasnacionales”.

Desde el sexenio pasado, cuando se realizó la reforma en Telecomunicaciones, empezaron las dificultades para Teléfonos de México, dijo Hernández Juárez, a pesar de que cumplió con todas las metas que se le impusieron en la concesión, se le impidió otorgar servicios que lo dejaron fuera de toda competencia, y como consecuencia esto podría afectar el contrato colectivo de trabajo.

Asimismo, sostuvo que “nosotros no tenemos nada en contra de la competencia, es más, nos parece importante que haya competencia porque eso nos exige, eso no hace que  tengamos mayor responsabilidad, pero que sea parejo porque a Telmex le tienen que dar autorización hasta para ver si se puede recuperar la inversión hasta ver si podemos dar los servicios que como trabajadores podemos dar”.

Añadió que la propuesta del IFT de dividir a la empresa en dos ha resultado un caos, “ahora no saben qué hacer, nosotros estamos en las dos empresas, pero nos ponen dos sistema de información en las dos empresas, nos ponen a conectar y a arreglar las cajas de las dos sistemas diferentes de la empresas; es un desorden, realmente se ve que lo hicieron nada más para el funcionamiento de la empresa; no contribuye a la mejora de las condiciones de las telecomunicaciones del país”.

Destacó que Telmex empezó a sacar los servicios más rentables y ya no tienen los ingresos que tenían antes, “ahora nuestro contrato no se ve como se veía antes y ahora quieren que entreguemos la jubilación porque sino la empresa no va a sobrevivir. Estos empresarios tienen como 500 empresas y el 99% de sus contratos son contratos de protección, ellos les pagan a los trabajadores lo que quieren, controlar los contratos y el único sindicato que no tienen esas condiciones es el nuestro, por eso no están conformes no se quieren someter a las prestaciones más importantes”.

kg