La petrolera estatal rusa Rosneft confirmó un acuerdo por 55,000 millones de dólares para quedarse con el local TNK-BP y convertir a la británica BP en propietaria de un quinto de las acciones de Rosneft, con dos asientos en el directorio.

Con TNK-BP, Rosneft seguirá liderando el negocio en el mayor productor mundial de crudo, pero ahora bombeará más crudo y gas que la estadounidense Exxon Mobil.

Y al tener a BP como socio, el poderoso presidente ejecutivo de Rosneft, Igor Sechin, también puede perseguir su sueño de rivalizar con el número uno de la industria petrolera a nivel mundial.

El acuerdo dará a Rosneft producción y efectivo extra para financiar proyectos de exploración que reemplacen a los pozos ya maduros. Mantendrá el aporte de experiencia de BP en el país y proveerá la "calidad" que el presidente Vladimir Putin exige para poder mostrar al mundo que tiene una agenda privatizadora.

Petrolera Rusa

DAR CLIC PARA AMPLIAR IMAGEN

La primera parte de la operación respaldada por el Kremlin incluye incorporar la mitad de la participación de BP en TNK-BP -la tercera mayor petrolera de Rusia- al capital de Rosneft, a cambio de 12,300 dólares y un 18.5% de las acciones de Rosneft. El valor de ese acuerdo suma unos 27,000 millones de dólares.

La segunda parte del acuerdo llevaría a AAR, el socio de BP en Rusia, a quedarse con 28,000 millones de dólares en efectivo, pero ese pacto aún se está negociando, dijo Rosneft.

"Esta es una muy buena señal para el mercado ruso. Es un buen y gran acuerdo. Quiero agradecerte por este trabajo", dijo el presidente ruso, Vladimir Putin, a Sechin durante una reunión el lunes.

El nuevo esquema permitirá a BP poner fin a una complicada relación con su socio AAR y tener vínculos más cercanos con el Kremlin, que actualmente ejerce mucho más control sobre la industria petrolera respecto de los noventa, cuando BP invirtió en Rusia por primera vez.

"Es ciertamente un acuerdo histórico y un día histórico para BP, Rosneft y TNK-BP", afirmó el analista de Santander Jason Kenney.

"Creo que Rosneft es el ganador en esto. Obtienen mucha credibilidad al tener a un inversor occidental a bordo e involucrado en sus recursos y operaciones rusas y es un buen socio para tener", agregó.

TNK-BP es una empresa altamente redituable y brinda un cuarto de la producción total de BP, pero sus campos están maduros, y los magnates de origen soviético dueños de la otra mitad de la firma a través de AAR han bloqueado la búsqueda de crecimiento en Rusia con relaciones más cercanas con Rosneft.

Ejecutivos en TNK-BP han tenido en el pasado confrontaciones con agentes de seguridad en tiempos de fricción entre los accionistas. En el 2008, dos gerentes fueron arrestados en medio de una disputa que forzó al entonces presidente ejecutivo, Bob Dudley -ahora titular de BP- a escapar de Rusia.

RDS