A mayo de este año, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) ha resuelto 289 de 692 solicitudes de prórroga de concesiones de radio; por lo que tiene pendiente resolver 403 casos de prórrogas.

Recientemente los radiodifusores, a través de la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (CIRT) pidiendo al IFT dar celeridad específicamente en lo referente a dar atención a las prórrogas de concesiones.

Los radiodifusores deben solicitar la prórroga al Instituto; sin embargo, el tema que ha atorado es el pago de los refrendos, el cual según los radiodifusores es elevado.

A finales del año pasado los industriales de la radio y la televisión del país pidieron al gobierno federal una política de refrendos de concesión orientada a fomentar la competencia y a promover la seguridad jurídica que requiere la industria para su desarrollo.

Edgar Pereda, presidente de la CIRT, dijo que había cerca de 500 estaciones de AM y FM que estaban en espera de ser notificadas para el pago de la prórroga.

Destacó que la industria ha estado en búsqueda de una política o fórmula para el pago de la contraprestación, elemento reconocido y aceptado desde el 2009, pero que en situaciones actuales pondría en riesgo la operación de cientos de estaciones, sobre todo de aquellas regiones donde la economía se ha visto afectada por diversos factores.

La contraprestación ha sido tema de análisis y discusión en esta Cámara, por lo que pedimos que se considere el entorno del país, y se promueva y proteja un orden social y económicamente apropiado para nuestro desarrollo , dijo.

Desde agosto del año pasado, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público emitió oficios donde dio respuesta al IFT de más de 300 casos de contraprestaciones para la prórroga de las concesiones de radio, en algunos casos se trató de opiniones no vinculantes para aquellos trámites que empezaron después de la entrada en vigor de la reforma constitucional y otros casos son autorizaciones.

Con base en ello, el Instituto empezó a tramitar las prórrogas y el pleno había resuelto 140 casos de prórrogas ya de concesiones y la idea del Instituto era que hacia enero de este año se pudiera abatir el rezago que tenía en la parte de las prórrogas.

Antes del 2009, se estableció una fórmula para poder determinar cuánto valen las contraprestaciones y tenía varios factores, entre ellos, se tomaba en cuenta la población, los factores técnicos de la operación de la estación y, el periodo de vigencia de la concesión.

Las prórrogas antes se daban por 10 o 12 años, ahora el Instituto las está dando por el máximo que establece la ley, que es 20 años, y está tomando la base censal más actualizada, que es la del 2010; antes se podían hacer pagos en anualidades y las disposiciones fiscales establecen que ahora tienen que ser pagos en una exhibición.

cjescalona@eleconomista.com.mx