Con China como mayor receptor, la Inversión Extranjera Directa (IED) en el mundo presentó una caída de 41% interanual en el primer semestre del 2018, afectada sobre todo por el efecto de la reforma fiscal de Estados Unidos, informó la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por su sigla en inglés). A nivel global, los flujos de IED bajaron así a 470,000 millones de dólares, de acuerdo con cifras preliminares.

China captó 70,200 millones de dólares de IED en el semestre, seguida por el Reino Unido (65,500 millones) y, con un desplome de 73% en este indicador, Estados Unidos (46,500 millones).

Durante la primera mitad del año, todas las regiones del mundo registraron una baja de la IED, según el informe de la UNCTAD, la más importante ocurrió en Europa (-93 por ciento).

En general, entre los numerosos los factores que han contribuido a atraer inversiones a Estados Unidos figuran la existencia de un entorno favorable para las actividades empresariales, un gran mercado interno, una importante economía innovadora, una fuerte protección de la propiedad intelectual y una fuerza de trabajo flexible, productiva y calificada.

La IED incluye el desarrollo de nuevas actividades por parte de empresas extranjeras, la adquisición de actividades existentes de otra empresa y la aportación de capital adicional para actividades existentes de empresas estadounidenses.

Pero la reforma fiscal del 2017 llevó a muchas multinacionales de Estados Unidos a “repatriar” sus beneficios.

A finales del 2017, el presidente estadounidense, Donald Trump, firmó la ley PL 115-97, que reformó sustancialmente el sistema fiscal federal de su país. La mayoría de los cambios en el sistema del Impuesto a la Renta individual en la PL 115-97 son temporales y están programados para expirar a fines del 2025. Por lo tanto, según la ley actual, después del 2025, el sistema de Impuesto sobre la Renta individual se verá como el sistema que estuvo vigente para el 2017. En contraste, muchos de los cambios que afectan a las corporaciones son permanentes.

La reforma fiscal del presidente Trump, la más importante en 30 años, redujo en particular el impuesto de sociedades, que pasó de 35 a 21 por ciento.

Por su parte, China sigue siendo uno de los principales receptores de IED del mundo.

Los sectores que han recibido más inversión son: manufacturero, inmobiliario, los servicios de arrendamiento financiero, los servicios prestados a las empresas y el comercio mayorista y minorista.

También China invierte considerablemente fuera. Las salidas de IED han ido en aumento desde hace varios años, aunque el avance no ha sido tan pronunciado como en el caso de las entradas de IED.

[email protected]