El relevo de Emilio Azcárraga Jean en la dirección de Grupo Televisa constituye un momento culminante del profundo proceso de reestructuración de la empresa que inició desde mediados del 2015, con el propósito de hacer frente a los nuevos retos que plantea la reconfiguración del mercado mexicano de contenidos.

El anuncio coincide con un próximo cambio. El próximo 30 de octubre, José Bastón dejará su cargo como presidente de Televisa Internacional, aunque permanecerá como miembro del Consejo de Administración de Televisa.

El año pasado Televisa anunció cambios en su programación. Sobre las modificaciones en Noticieros Televisa, la empresa indicó que “en México y el mundo los tiempos siguen cambiando. Las audiencias han modificado su manera de informarse y exigen productos y formas de recibir y analizar las noticias.

Hoy los ciudadanos de varias generaciones demandan más compromiso, apertura y transparencia de sus medios de comunicación”. Posteriormente, en enero del 2017, Grupo Televisa dio a conocer que a partir de este año unificaría la dirección de contenidos de la empresa y de Univisión, nombrando al periodista Isaac Lee como responsable de la nueva encomienda.

Además de los cambios de programación, la empresa decidió impulsar también la generación de contenidos exclusivos para su propia plataforma de distribución OTT, Blim, además de implementar un importante recorte de sus contratos de exclusividad con artistas.

Pero los cambios también se han presentado en TV Azteca con el propósito de responder al nuevo entorno de competencia y a las modificaciones en los hábitos de consumo de las audiencias.

Adicional a ello, las televisoras, que por años no enfrentaron competencia, han debido sortear el lanzamiento y operación de Imagen TV, que en el 2016 se convirtió en la tercera cadena de televisión abierta, luego de adjudicarse las frecuencias de televisión licitadas por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) en el 2015.

Jorge Fernando Negrete, director de Mediatelecom, enfatizó que “la competencia en materia audiovisual, ya no sólo es desde televisión abierta, hoy más que nunca las televisoras deben tener un pie en el sector de Internet”.

Por otra parte, está el mercado publicitario. De acuerdo con PwC, los concesionarios de televisión, existentes y nuevos jugadores, pelearán por el mercado de publicidad en TV, que, pese al auge de nuevas plataformas, mantendrá su dominio y, se estima, hacia el 2020 tendría un valor que rondará 2,800 millones de dólares.