Guadalajara, Jal. No hubo sorpresas. El Tianguis Turístico ha entrado en una nueva etapa. Ayer, por primera ocasión, luego de 40 años, la inauguración se realizó en un escenario-set de televisión. Luces, cámara y acción. Voz en off.

Frente a los asistentes no estuvo la tradicional y larga mesa de invitados ni hubo una lectura de discursos.

El gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, fue el primero en subir al escenario para dar la bienvenida y destacar que el corazón de México está en su entidad (en términos turísticos, eso ocurrió ayer). El funcionario se movió por el escenario con soltura. Vestía traje sin corbata, igual que los tres oradores que le siguieron.

El anfitrión desató el primer aplauso del público al recordar que México regresó en el 2014 al top 10 de países receptores de turistas (la posición se dio a conocer el año pasado) de la Organización Mundial de Turismo. La cifra se celebró porque en el 2013 se cayó a la posición 15.

Antes de que se pidiera a los invitados a la celebración tomar sus asientos para iniciar la ceremonia, las pláticas en corto y los saludos entre empresarios eran evidentes.

El director de Grupo Aeroméxico, Andrés Conesa, intercambiaba comentarios con el presidente de Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), mientras el presidente de Grupo Vidanta, Daniel Chávez, hacía lo propio con el director del Cirque du Soleil, Daniel Lamarre.

Cómo único moderador de los tiempos establecidos para la ceremonia inaugural, un reloj con números rojos se colocó debajo de la cámara de televisión que estaba justo al frente del escenario.

Al término de las presentaciones, que incluyó tres videos de la nueva estrategia para incentivar el turismo, un grupo de bailarines mostró la oferta turística de México con música de Los Ángeles Azules y Juan Gabriel, entre otros. Las acartonadas inauguraciones quedaron atrás.