La legitimación de contratos colectivos de trabajo ha despertado a las disidencias sindicales y con ello, la búsqueda para cambiar a líderes sindicales que han permanecido por décadas frente a sindicatos.

Así, se acaba de crear el Frente Ferrocarrilero de Reconstrucción Sindical (FERRO), que pretende, según informaron en conferencia de prensa, “promover una verdadera democratización de la actividad sindical dentro del sector ferrocarrilero mexicano y combatir acciones ilícitas y corruptas que han lesionado por más de 25 años la representatividad laboral de los trabajadores y extrabajadores de esta industria en nuestro país”, dijo Eduardo Canales Aguiar, quien encabeza dicho movimiento.

Este grupo, que se encontraba dentro del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana, ahora promoverá como principios fomentar una nueva cultura sindical en la que se respete la libertad y dignidad de las personas. De esta manera, FERRO, expuso Canales, buscará modificar el estatuto sindical, promover la libertad en la elección de las dirigencias sindicales y el respeto pleno al voto, impulsar la tolerancia, respeto y libertad de expresión en el gremio.

Entre las acciones que pretenden corregir, de lo que hoy sucede en el sindicato que encabeza Víctor Flores, es reducir la cuota sindical, impulsar la transparencia y rendición de cuentas.

Por otra parte, hay un grupo de trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social que han cuestionado el proceso de legitimación de contrato colectivo de trabajo, el cual se desarrolla desde el 14 hasta el 21 de junio.

Asimismo, en el Sindicato de Telefonistas un grupo de 30 personas pretende promover el cambio de dirigente.

pilar.martinez@eleconomista.mx