La reforma a la Ley de Hidrocarburos tendrá un efecto negativo en el clima de inversión, consideró el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

En conferencia de prensa, Ángel García-Lascurain, presidente del IMEF, indicó que si bien la ley pretende fortalecer a la empresa productiva del estado, es un retroceso claro en la competencia que no garantiza tarifas menores a la población, y que puede afectar las inversiones que vienen al país.

Señaló que está reforma, en conjunto con otras iniciativas que si bien no se han aprobado, sí han generado tensiones políticas excesivas que merman la confianza para invertir.

“La presentación constante de iniciativas, algunas han prosperado y otras no, tienen un impacto importante sobre la estabilidad de la economía por el lado de la inversión. Han sido iniciativas que en lo general son antimercado, que contienen características que afectan directamente inversiones privadas que ya se habían realizado y cuentan con un marco jurídico definido y a la mitad del camino ese marco será afectado, echan para atrás las inversiones y eso genera un ambiente de incertidumbre general para la generación de inversiones en otros sectores porque dependen de la estabilidad, del estado de derecho y que sean respetadas las reglas”, indicó. 

Agregó que si bien en la reforma a la Ley de Hidrocarburos se incorporó una garantía de audiencia, siguen sin definirse algunos conceptos como el de seguridad energética y el de economía nacional, lo que genera incertidumbre jurídica para las inversiones.

El miércoles, las reformas a la Ley de Hidrocarburos fueron aprobadas en lo general por la Cámara de Diputados, mientras que en la madrugada del jueves se aprobó en lo particular luego de rechazar 105 reservas. De esta manera, pasa al Senado para su discusión y, en caso de ser aprobada, se remite al Ejecutivo Federal para su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

belen.saldivar@eleconomista.mx