Una sociedad inmersa en la violencia pone en riesgo la permanencia de las empresas y les exige a éstas incrementar sus gastos en medidas y equipos de seguridad. Si se ha preguntado cómo reducir estos costos, le sorprenderá saber que una manera de hacerlo es vía la Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

De acuerdo con Felipe González, presidente del Centro de Estudios para la Gobernabilidad Institucional, del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (CEGI-Ipade), las organizaciones de la sociedad civil (OSC) son fundamentales para reducir los costos que ocasionan la violencia e inseguridad de las empresas, las cuales pueden generar una sinergia con las instituciones del tercer sector para combatir las causas que derivan en delincuencia, crimen y un contexto desfavorable para los negocios.

La empresa no va a subsistir en una sociedad desorganizada; los costos por violencia e inseguridad los pueden disminuir las organizaciones sociales, porque atienden a sectores vulnerables de la sociedad. Al aportar un donativo a las OSC las empresas colaboran a hacer sostenible el sistema social y, en la medida en que esas organizaciones sociales funcionen, sus costos de transacción se van a reducir , comentó.

Se entra así, explicó, en un círculo virtuoso donde la inversión de las empresas en seguridad es menor, al tiempo que aumenta la destinada a población vulnerable. Eso, a mediano plazo, traerá como consecuencia que inversionistas confíen más en el país, que bajen los costos de producción, que la economía se vuelva más competitiva hacia el exterior y que al interior la población tenga más recursos para la compra de bienes.

De las 4.2 millones de empresas en México, 37.4% fue víctima de la inseguridad en el 2012, lo que implicó un costo promedio para cada una de 56,774 pesos anuales para enfrentar ese problema, con inversión en contratación de personal de vigilancia, seguros y equipos rastreadores por satélite, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El académico del Ipade destacó la importancia de que las OSC, por su parte, desarrollen procesos internos de gobernabilidad centrados en la sustentabilidad, que propicien el crecimiento a largo plazo de la comunidad y garanticen a las empresas donantes que su capital no se desperdiciará o funcionará únicamente a modo de subsidio temporal , refirió.

BLINDE SU ESTRATEGIA

Entrevistado en el marco de las Jornadas Internacionales de Perfeccionamiento, realizadas en el Ipade del 5 al 7 de marzo, y a las cuales asistieron más de 500 líderes empresariales de diversos estados del país, González comentó que el gran salto en responsabilidad corporativa se da cuando se le integra al gobierno de la empresa. De esa manera se supera la disociación en que suelen estar, por un lado, el interés económico, y, por el otro, la responsabilidad social con visión asistencialista.

La empresa ahora debe operar con una visión socialmente responsable respecto de la creación de valor económico, social y ambiental, o simplemente no va a subsistir , expresó.

Esa integración de la RSE es producto de la evolución de una economía que entra en una fase de madurez y en donde la divisa es: O las empresas operan con una visión sostenible o nos vamos a la quiebra todos , dijo.

[email protected]