Se publica en el Diario Oficial de la Federación (Dof) la lista de medicamentos y otros insumos esenciales para la salud, compuesto por 172 medicamentos, dicho cuadro entra en vigor a partir de mañana como una opción para todos los institutos de salud federales, pero será en diciembre cuando se someta a votación para hacerlo obligatorio.

El cuadro básico esencial de medicamentos busca homologar el servicio básico en las Instituciones federales de salud, por el momento lo integran 172 medicamentos e insumos, pero con la publicación en el Dof inicia un periodo de análisis, con la posibilidad de ampliarlo o someterlo a cambios, indicó Jesús Ancer Rodríguez, secretario del Consejo de Salubridad General (CSG).

El listado integra 4 medicamentos para analgesia, 5 anestésicos, 12 para padecimientos de cardiología, uno dermatológico, 10 para endocrinología y metabolismo, 43 para enfermedades infecciosas y parasitarias, 13 para gineco-obtetricia, uno para enfermedades inmunoalérgicas, 4 para gastroenterología, 6 para hematología, 2 para intoxicaciones, 4 para neurología y urología, 7 para neurología, uno para nutriología, 4 para oftalmología, 15 para oncología, 3 para reumatología y traumatología, uno para otorrinolaringología, 9 para planificación familiar, 5 para psiquiatría, 7 soluciones electrolíticas y sustitutos del plasma, y 15 vacunas, toxoides e inmuglobinas.

NOTICIA: En compra consolidada, 172 medicamentos del cuadro básico

Actualmente el Consejo de Salubridad General tiene en su cuadro básico más de 960 medicamentos, de esos, cada Instituto decide cuáles comprar de acuerdo a sus necesidades; con la entrada del cuadro básico esencial se sugiere contar con los 172 medicamentos e insumos, además de sus necesidades epidemiológicas por la zona en que se encuentren, como parte de las recomendaciones hechas por la Red de Evaluación de Tecnologías en Salud de las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los 172 medicamentos fueron seleccionados del cuadro actual como lo indispensable, y de ser aprobado como obligatorio en diciembre, para la compra consolidada 2018-2019 será obligatorio cubrirlo.

Será obligatorio siempre y cuando se trate con recursos federales , es decir, será obligatorio para el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Petróleos Mexicanos (Pemex), Secretaría de Defensa Nacional (Sedena), Secretaría de Marina (Semar), Seguro Popular y los Institutos Nacionales de Salud; mientras que cada Estado podrá seguir bajo su propio cuadro básico, porque cada entidad es libre de hacer lo que mejor convenga con sus recursos, explicó Juan Manuel Flores, consultor privado de la industria farmacéutica.

De acuerdo con datos del Gobierno Federal, a lo largo de la República Mexicana hay 40,000 establecimientos de salud, de los cuales 70% corresponden a IMSS, ISSSTE y Seguro Popular.

NOTICIA: ¿Cómo le va a la industria farmacéutica en México?

Ancer negó que ésta toma de decisiones puedan mermar las necesidades de los pacientes, en el sentido de que el Instituto escude su desabasto en sólo adquirir lo del cuadro básico esencial, al contrario, dijo que el diseño de un cuadro básico esencial tiene la finalidad de dar el primer paso en la homologación de los servicios, y garantizar el abasto de medicamentos ante el próximo periodo de elecciones.

Rosamaría Galindo, directora general adjunta de priorización del CSG, indicó que una de las mejoras que se podrá observar es que en el caso del IMSS, no tiene actualmente en su cuadro básico el Ibuprofeno, medicamento que sí se integra en el cuadro básico esencial.

La Compra Consolidada de Medicamentos nació hace cuatro años con la finalidad de concretar los requerimientos de bienes terapéuticos del Sector Público con los mejores precios para garantizar el abasto oportuno en beneficio de la población usuaria. La licitación para 2018 contempla una inversión de 55,326 millones de pesos, participan 5 dependencias, 20 entidades federativas y 23 Institutos Nacionales de Salud. Hay Estados que decidieron no participar, como Tabasco, Zacatecas, Campeche, por mencionar algunos; mientras que otros han sido vetados por deudores, como Veracruz y Tamaulipas.

maria.rodriguez@eleconomista.mx