La Organización Internacional del Trabajo (OIT) proyectó para México una tasa de desempleo de 3.7% en 2018; y una tasa de 27% de empleo vulnerable, es decir, de personas que no cuentan con seguridad social y perciben ingresos bajos.

Al presentar el informe “Perspectivas sociales y del empleo en el mundo – Tendencias 2018”, informó que México se encuentra entre los países que han disminuido su tasa de desempleo de manera importante al pasar de 4.0% en 2016 a 3.5% al cierre de 2017, y se espera que se mantenga esa tendencia en los próximos dos años.

Los trabajadores por cuenta propia y los trabajadores familiares auxiliares, de acuerdo con la OIT, tienen menos probabilidades de estar en una situación de trabajo formal; por lo tanto, “tienen más probabilidades de no gozar de algunas ventajas propias del trabajo decente, como una cobertura de seguridad social adecuada, y la posibilidad de pronunciarse ocupados”.

En México, la representante de la OIT, Gerardina González Marroquín, dio a conocer el Informe en donde explicó que en la región se presentó una disminución en el desempleo si se considera que sólo 9 países se vieron afectados, mientras en 2016 el total de naciones que incrementaron su tasa de desempleo fueron 13.

Cabe señalar que la tasa de desempleo mundial se estabilizó después de un incremento en 2016 y en 2017 se situó en 5.6%, con un número total de desempleados superior a 192 millones.

Asimismo, destacó que puesto que la mejora del empleo se prevé será módica, “es probable que en los próximos años aumente el número de trabajadores en formas de empleo vulnerable. A nivel mundial, el avance significativo logrado en el pasado en la reducción de este tipo de empleo está prácticamente estancado desde 2012”.

En 2017, se calcula que alrededor del 42% de los trabajadores en el mundo, esto es, 1,400 millones de personas, se encuentra en modalidades de empleo vulnerable; se prevé que este porcentaje permanezca especialmente elevado en los países en desarrollo y emergentes, donde superaría el 76% y el 46%, respectivamente.

Es preocupante que la proyección actual indique una reversión de la tendencia, con un aumento anual de 17 millones de personas en empleos vulnerables en 2018 y 2019.

En México, el reporte más reciente indica que la tasa de desempleo se mantiene en niveles de 3.4%; es decir 1.8 millones de personas; sin embargo, la calidad de empleo es cuestionada, pues las tasas Críticas de Ocupación se elevaron de 12.9% a 16.4%; por lo que hay más de 8 millones de personas que tienen un empleo con bajos salarios y largas jornadas laborales.

[email protected]

erp