Con las 14,524 unidades ensambladas en diciembre, la industria automotriz de Argentina finalizó el 2019 con una producción total de 314,787 vehículos, difundió la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa).

El volumen, además de ser 32.5% inferior al del 2018, es la marca más baja para el sector desde 260,402 unidades logradas en el 2004, cuando la industria se recuperaba de la crisis del 2001 y 2002, según las estadísticas de la entidad. Quedó apenas 4,968 unidades por debajo de 319,755 del 2005.

“La producción se vio afectada por varios factores a lo largo del año. A la contracción del mercado interno por los desequilibrios macroeconómicos se sumó una menor demanda de nuestros productos desde Brasil, principal destino de nuestras exportaciones”, declaró el presidente de Adefa, Gabriel López.

Las exportaciones explicaron más de 71% de la producción. En total, se enviaron al exterior 224,248 unidades, un retroceso de 16.7% en relación con las 269,360 del año anterior.

En este caso, en los últimos 15 años, sólo el 2016 resultó el ejercicio con un volumen menor para este indicador (190,008 vehículos). Fue un año muy afectado por la caída de ventas en Brasil.

Ahora, de 45,112 unidades menos que se exportaron en el 2019, 35,497 correspondieron al socio mayor del Mercosur. Sin embargo, con 150,416 despachos —67.1% del total—, el país vecino sigue siendo el principal comprador de vehículos fabricados en Argentina. Incluso, cuando el mercado brasileño experimentó recuperación el año pasado, con un crecimiento de 8.65% en sus ventas domésticas, a 2.78 millones de unidades, según Fenabrave.

La razón principal fue la salida de producción de vehículos que se exportaban desde Argentina a ese país —como el Ford Focus y la VW Suran— y, principalmente, la menor demanda de los últimos modelos de autos asignados al país. En su mayoría, son coches medianos y, en Brasil, la recuperación estuvo motorizada por los autos compactos y los utilitarios deportivos, que se fabrican, mayoritariamente, en ese país. De hecho, en el desglose por segmentos, la producción argentina de automóviles para pasajeros se derrumbó 48%, a 108,364 unidades. La caída de utilitarios, en cambio, fue más amortiguada: 20%, a 206,423. En esta categoría, se incluyen las pick ups, como Toyota Hilux, que resultó el vehículo más patentado del país, con 25,120 ventas al público; la Amarok, de Volkswagen; Ford Ranger, y Nissan Frontier.

Lo propio ocurrió en exportaciones. Las de autos cayeron 35.2%, a 68,090 unidades, y las de utilitarios, 4.9%, a 156,158.

Si bien la producción de diciembre fue 46.4% menor a la de noviembre, y 29.1% más baja que la de un año antes, exportaciones y ventas a concesionarios mostraron números ascendentes, en la comparación con el mes previo. Los 18,965 vehículos exportados el mes pasado fueron 5.8% más que en noviembre, aunque 17.4% inferiores a los del último mes del 2018.

En cambio, los 31,151 coches volcados a las concesionarias representaron una suba de 36% contra noviembre. No obstante, equivalieron a una caída de 35.7% contra diciembre del 2018, cuando las automotrices ya habían empezado a frenar las entregas a sus redes comerciales por el alto stock que acumularon por la abrupta caída del mercado interno.