Los headhunters comenzaron a notar un fuerte aumento de consultas de altos exejecutivos de multinacionales que decidieron sumarse a la gestión pública durante la administración de Mauricio Macri y prevén volver al ámbito privado si se confirma un cambio de gobierno. Ya hablan de una estampida hacia fin de año de quienes quieren recuperar 50% del salario que perdieron en el traspaso.

Edgar Medinaceli, director de la consultoría Russell Reynolds, dijo que la semana pasada la cantidad de llamados y correos de funcionarios públicos se multiplicó por 10, mientras que, para Daniel Iriarte, director Asociado de Glue Executive Search, los pedidos crecieron 40 por ciento.

Otro consultor ilustra la situación con otro fenómeno que ya es evidente: “Los profesionales están actualizando sus perfiles”.

En otra firma, las consultas crecieron entre 20% y 30% desde los resultados de las primarias. Las preguntas, según uno de sus responsables de búsquedas ejecutivas, habían comenzado a crecer desde antes de las PASO, hace un mes y medio. Previamente, eran poco habituales esos tipos de llamados, y hoy, de sus 10 consultas, tres son del sector público.

Según otro consultor, son cerca de 5,000 los ejecutivos que pasaron al sector público, muchos hoy en los ministerios de Economía, Producción y Energía. Y agregó que la gran mayoría necesita volver a trabajar por una cuestión económica. “Es el grupo mayoritario, en el que los profesionales siguen ganando muchísima experiencia, pero ahora tienen que buscar trabajo en recesión”, graficó.

“Hay un grado de histeria poco convencional en el mercado laboral”, observó otro cazatalentos. Y agregó: “Sí estoy recibiendo llamados un poco más preocupantes del sector público, para saber si hay posibilidades de incorporarse al sector privado”. El consultor agregó que, en su mayoría, son personas que trabajan en algún ministerio y que ya poseen trayectoria en el sector privado. Los perfiles, añadió, son variados, aunque destacan los financieros y de las áreas de recursos humanos, operaciones, tecnología y similares.

En general, los altos cargos que dejaron el sector privado para ir al público dejaron, en promedio, 50% de sueldo, sin contar la ausencia del bono, que en algunos casos puede representar otro sueldo anual de la misma magnitud, además del costo de oportunidad que significó, en muchos casos, abandonar consolidadas o ascendentes carreras corporativas.

En octubre, si muchos se encuentran ante el desafío de encontrar empleo, “serán más flexibles para analizar propuestas”, agregó una consultora. Un colega, por su parte, explicó: “Algunos de estos perfiles veían el cortoplacismo que venía y comenzaron a diagramar más firmemente su destino profesional”. En este caso, correrán con desventaja.

Según un headhunter, los ejecutivos que estuvieron estos años quedaron desfasados salarialmente, debido al congelamiento de sueldos que sufrió el Estado en los últimos años. “Y, hoy, nuestros clientes no nos están demandando gente con experiencia en el sector público, sino que prefieren del privado”, agregó.

Los consultores concuerdan en que el paso por la función pública no devaluó a los ejecutivos. “El manejo en situaciones críticas para resolver proyectos de mayor envergadura son competencias muy valoradas por las compañías”.

Lacunza ya se comunicó con el FMI

Nuevo ministro de Hacienda ratificó metas fiscales y calmó al dólar

El nuevo ministro de Hacienda argentino, Hernán Lacunza, ratificó el martes el programa de metas fiscales que el gobierno de Mauricio Macri acordó con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Informó que julio arrojó un nuevo superávit en las cuentas públicas, y que este mes también seguirá en ese camino.

En su primera conferencia de prensa como funcionario nacional y junto a su equipo de trabajo, Lacunza indicó que ya se comunicó con funcionarios del FMI, y señaló que en los próximos días llegará la misión del organismo para realizar la quinta revisión del acuerdo stand-by por 57,100 millones de dólares.

El ministro enfatizó que julio cerró con superávit fiscal primario de 4,293 millones de pesos argentinos, con ingresos con alza interanual de 61.6% y gastos 11 puntos porcentuales por debajo, 50.5 por ciento. Julio del 2018 había arrojado un déficit de 14,280 millones de pesos.

De acuerdo con la planilla distribuida en Hacienda, los intereses quedaron en el séptimo mes del año en 82,160 millones de pesos argentinos, un crecimiento de 70.8 por ciento. El resultado financiero de julio arrojó un rojo de 77,867 millones de pesos argentinos, un alza de 24.8 por ciento. Lacunza anticipó que agosto también lograría un resultado positivo: “Ya tenemos dos tercios del mes transcurridos y podemos anticipar que tendremos también superávit fiscal”.

Esta tendencia permitiría sobrecumplir la meta fiscal del tercer trimestre (en curso) en casi 21,000 millones de pesos, explicó el ministro. (Diario Financiero/Chile)