Un accionista del fabricante brasileño de aviones Embraer presentó una queja ante el regulador de valores de Brasil contra la adquisición planeada de su filial de aviación comercial por parte de Boeing, publicó el lunes el diario Valor Económico.

Renato Chaves presentó la queja ante la Comisión de Valores Mobiliarios (CVM) el viernes por la tarde, argumentando que la transacción entregaría el control de Embraer a Boeing, pasando a llevar su estatuto, informó el periódico.

“Es una adquisición disfrazada de una participación controladora”, afirmó Chaves, citado por Valor Económico.

El estatuto de Embraer prohíbe a cualquier inversionista tener 35% o más de sus acciones en forma directa o indirecta.

Chaves es un exdirector del fondo de pensiones Previ, que administra pensiones para empleados del estatal Banco do Brasil SA. Valor Económico no especificó el tamaño de la participación de Chaves en Embraer, pero afirmó que él admite que su participación es muy pequeña. Un representante de la CVM no pudo responder de inmediato a una solicitud para comentar y un representante de Chaves no pudo ser contactado para formular declaraciones.

Las quejas usualmente se suben al sitio web de la CVM tras ser evaluadas por el cuerpo técnico del regulador. La queja reportada por Valor Económico aún no había sido subida.

Boeing y Embraer acordaron la semana pasada establecer un emprendimiento conjunto de 4,750 millones de dólares que incluirá al negocio de aviones comerciales de Embraer, lo que ayudará a la empresa estadounidense a enfrentar la competencia de la canadiense Bombardier Inc.

Mercado global

La cadena productiva de Embraer en Brasil está formada hoy por cerca de 70 empresas, que emplean en torno a 5,000 empleados y están dedicadas a la venta de servicios de industrialización de bajo valor agregado, como suministro de piezas mecanizadas. Sólo 10 de estas empresas son exportadoras.

“Si no tiene protección, la cadena va a morir en un corto espacio de tiempo, por falta de acceso al mercado global y de competitividad”, dijo el director titular del Ciesp en São José dos Campos, Cesar Augusto Andrade e Silva.

El director del Ciesp dijo que si Brasil logra alcanzar por lo menos 2% de este mercado, en cinco años podría facturar algo alrededor de 1,200 millones de dólares, además de la generación de al menos 8,000 empleos directos y más de 40,000 indirectos.

“La competición ahora va a ser más fuerte, es una gran oportunidad para las empresas, pero tampoco deja de ser una amenaza, tienen que salir a la lucha y ser más competitivas para mantener los costos globales”, afirmó.

Protestas

La semana pasada, sindicatos brasileños se manifestaron en contra de la venta de 80% de la operación de aviación comercial de Embraer al gigante estadounidense Boeing, mientras las acciones de la compañía se hundían 14.29% el jueves.

“Pone en riesgo la soberanía nacional y miles de empleos del sector aeronáutico”, aseguró en un comunicado el Sindicato de Metalúrgicos de São José dos Campos, en el estado de São Paulo.