La caída en los precios internacionales del crudo cobró su primera víctima en Estados Unidos: la texana Excelerate decidió recalcular la inversión para construir la terminal con la cual buscaría exportar hasta 10 millones de toneladas anuales (1,300 millones de pies cúbicos diarios) de gas natural licuado, principalmente a Asia, durante 20 años.

Meses después de haber solicitado el permiso necesario a la Comisión Federal Reguladora de Energía estadounidense, la firma informó que la incertidumbre generada por las caídas en los precios los obligó a realizar una reconsideración estratégica del valor del proyecto , con lo que suspenderán todas las actividades hasta abril del próximo año.

Tras las condiciones recientes de los mercados globales, la compañía determinó que en este momento este proyecto no cuenta con los requisitos financieros necesarios, por lo que el capital destinado irá a otros proyectos , dijo el vocero de la firma a la agencia Reuters.

empresas@eleconomista.com.mx