La cancelación del NAIM, la política anticorrupción que llevó al desabasto de gasolina, la suspensión de planes de electricidad, revisión de concesiones mineras y los bloqueos de la CNTE en tan sólo dos meses del nuevo gobierno ya han afectado la actividad productiva del país, pero lo más preocupante es que se reflejen en una baja tasa de crecimiento de la economía en la primera parte del año. Pues el costo de estos sucesos ya representa 3 décimas del PIB, aproximadamente, alertó el sector privado.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) advirtió que además de los incrementos salariales, en especial el de 100% en la frontera norte, “preocupa el hecho de que esto se replique a lo largo del año en cada revisión contractual”, lo cual podría llevar a un incremento en el desempleo y la informalidad. “El costo que este entorno ha generado en lo que va del año, según algunos cálculos de los sectores afectados, representa ya aproximadamente 3 décimas del producto nacional, lo que hace que la incertidumbre se mantenga”.

A más de 25 días de bloqueos en las vías férreas de Michoacán por los maestros, diversas industrias ya tienen problemas de abasto de materias primas y evidentemente pérdidas económicas importantes, además de lo que esto significa en materia de empleo.

“Las políticas anunciadas e instrumentadas con el objetivo de eliminar la corrupción, así como la cancelación del NAIM, la política energética y ahora la cancelación de las subastas de energía eléctrica, la revisión de concesiones mineras, y los eventos que llevaron al importante desabasto de combustibles en diversas ciudades del país y el bloqueo de vías férreas en Michoacán, han afectado a la actividad productiva del país”, sostuvo.

El organismo privado aglutinado en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) mencionó que otro aspecto que comienza a generar inquietud, son las revisiones salariales contractuales. Explicó que a finales del año pasado, cuando se aprobaron los incrementos al salario mínimo, que lo ubicó en 176.72 pesos por día en la zona libre de la frontera norte, que en términos relativos representó incrementos del 100%, se hizo presente la preocupación de que estos ajustes pudiesen contaminar las revisiones contractuales a lo largo del año.

En la frontera norte, en 45 maquiladoras los trabajadores han realizado paros por la exigencia de incrementos salariales de 20% y un bono anual de 32,000 pesos. Sin embargo, muchas de esas empresas han señalado que no tienen capacidad para aceptar tal solicitud, por lo que han anunciado su intención de cerrar operaciones, lo que impactaría en el mercado laboral.

[email protected]