El grupo automotor francés PSA Peugeot Citroën oficializó este jueves su retorno a Irán, que dejó hace cuatro años debido a las sanciones internacionales, con la creación de una coempresa con un grupo iraní del sector.

La firma para crear dicha coempresa con Iran Khodro, un socio histórico del constructor francés, se hizo durante la visita del presidente iraní Hasan Rohani a Francia. El objetivo es producir modelos Peugeot 208, 2008 y 301 a partir del segundo semestre de 2017, se indica en un comunicado.

NOTICIA: Acciones de Peugeot suben tras comentarios de gerente de Finanzas

PSA ambiciona crear hasta 200,000 modelos por año, y luego un número aún mayor, en lo que el presidente de su directorio, Carlos Tavares, espera que sea "una relación de muy largo plazo".

Ya desde este año, la nueva coempresa controlará la producción de vehículos PSA coches de la antigua generación Peugeot 405 y 206 en la fábrica de Iran Khodro ubicada al oeste de Teherán.

La nueva alianza con Iran Khodro en esta "joint-venture" a 50-50 supone el esperado retorno de PSA a Irán, cuatro años después de la salida del país del grupo francés, obligado por el endurecimiento de las sanciones occidentales a causa del controvertido programa nuclear de la República Islámica.

NOTICIA: Rebote en Europa eleva ventas de Peugeot

Esas sanciones han sido gradualmente levantadas tras la firma de un acuerdo nuclear de las grandes potencias con Teherán, en julio de 2015.

La producción iraní de automóviles, que era de 1.65 millones de unidades en 2011, cayó con fuerza a 740,000 en 2013 debido a las sanciones. Se recuperó en 2014 a 1.1 millón de vehículos. Según PSA, llegará a 1.6 millones en 2018 y a dos millones en 2022.

erp