La brasileña Petrobras anunció este miércoles que llegó a acuerdos con la francesa Total para venderle participaciones en dos campos petrolíferos en aguas profundas (presal) y en dos centrales térmicas por 2.200 millones de dólares, que también le permitirían participar en un bloque de Total en México.

El master agreement, que ambas empresas deben firmar en un plazo máximo de dos meses y que reportaría una entrada inmediata de 1,600 millones de dólares a la caja de Petrobras, contempla la cesión a Total del 22,5% de los derechos de explotación del campo de Iara y 35% del de Lapa, que empezó a operar el martes, frente al Estado de Sao Paulo.

Las dos empresas acordaron además asociarse por partes iguales en las centrales térmicas Rômulo de Almeida y Celso Furtado, en el estado de Bahia (noreste), con una capacidad generadora de 322 MW. También decidieron compartir el uso del terminal de regasificación en ese estado, con capacidad de 14 millones de m3/día.

Por otro lado, el acuerdo ofrece a Petrobras la opción de asumir sin coste un 20% de partes en el bloque de Perdido, en el sector mexicano del Golfo de México, adquirido por un consorcio formado por Total y Exxon en la subasta anunciada el 5 de diciembre por el gobierno mexicano.

NOTICIA: Petrobras y Statoil impulsarán producción en campos viejos

"Además de las ventajas estratégicas, estos acuerdos permitirán tener recursos para ayudar a reducir nuestra deuda", destacó el presidente de Petrobras, Pedro Parente, en una conferencia de prensa en Rio de Janeiro junto al CEO de Total, Patrick Pouyanné.

Sofocada por una enorme deuda por el escándalo de corrupción en torno a sus cofres y también por la caída de los precios del crudo, Petrobras había anunciado en septiembre un "plan estratégico" que prevé un recorte de 25% de sus proyectos de inversiones para el periodo 2017-2021.

Y Parente aseguró que el acuerdo con Total tiene el visto bueno del Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) que, en una medida cautelar para investigar sus desinversiones, prohibió a la firma vender nuevos activos a excepción de cinco operaciones que ya estaba por finalizar.

"Hay una clarísima diferencia entre un acuerdo estratégico y una desinversión. Y este no es un caso de desinversión", remarcó Parente, presidente de Petrobras desde mayo.

NOTICIA: Petrobras vende su unidad de gas licuado de petróleo

"Tierra de oportunidades"

Juntos en 19 consorcios de exploración y producción en Brasil y el exterior, Total y Petrobras habían firmado en octubre un acuerdo para consolidar su "alianza estratégica", en un voto de confianza en el potencial energético y económico del gigante sudamericano.

"Yo digo a menudo: vamos a buscar el petróleo y el gas allí donde esté. Y hay mucho en Brasil. Tal vez la coyuntura nos ayuda, porque efectivamente el país tiene dificultades y para salir de ellas, el gobierno decidió tener una mayor apertura a la inversión extranjera (...) Yo veo la situación como una tierra de oportunidades", dijo a la AFP Pouyanné.

El acuerdo para la explotación compartida en los campos presal se dan gracias a una nueva legislación promulgada en noviembre por el presidente conservador Michel Temer, que abrió a la iniciativa privada esos yacimientos hasta ahora en manos exclusivamente de la endeudada Petrobras.

NOTICIA: Petrobras busca socios para construir seis plataformas

Temer asumió el poder este año tras la destitución de la izquieridista Dilma Rousseff, prometiendo llevar a cabo una serie de ajustes duros para sanear la economía, que se encuentra en la peor recesión en más de un siglo.

abr