Situación

Las energías renovables en México son una parte importante de la profunda transformación que está viviendo el sector eléctrico nacional. México está impulsando el desarrollo de las energías renovables mediante el establecimiento de unos objetivos ambiciosos en esta materia y un sistema regulatorio favorable para la inversión privada.

Las metas de generación a través de energías limpias llevarán a un cambio importante en la matriz energética de México. La aportación de las energías limpias debe ser 35% y 50% para 2024 y 2050, respectivamente, comparado con el 20% que se generó al cierre del primer semestre de 2017, de lo cual, 15% correspondía a fuentes renovables. 

Sin duda, uno de los instrumentos regulatorios más exitosos han sido las subastas eléctricas, que atrajeron una importante inversión privada y aumentaron considerablemente el portafolio de proyectos de generación eléctrica en el país. Los precios de oferta de la electricidad observados en las subastas de largo plazo, de los más bajos a nivel internacional, reflejan la considerable competitividad de los recursos renovables en el país.

Hasta el momento, las energías renovables han demostrado ser una alternativa real y competitiva para el abastecimiento de la energía eléctrica. El sector de energías renovables en México mantiene una perspectiva de crecimiento sostenido para los próximos años, siguiendo las tendencias globales y los compromisos asumidos en esta materia.

México ha conseguido atraer un importante número de empresas nacionales e internacionales, que están participando activamente en el sector y actualizando sus estrategias para capturar oportunidades en un mercado eléctrico en transformación.

Factores de crecimiento y retos

México cuenta con un entorno regulatorio para las energías renovables que favorece la inversión privada, con algunos mecanismos de atracción de desarrolladores como incentivos fiscales y otros mecanismos de promoción para su uso como los certificados de energía limpia. El Ministerio de Energía (SENER) está implementando el mercado de certificados de energía limpia, basado en la obligación de grandes consumidores de tener un nivel mínimo de consumo procedente de energías limpias, desde el 5% en 2018 hasta el 13.9% en 2022.

No obstante, existen algunos retos importantes que pueden condicionar el desarrollo del sector en los próximos años. Entre estos retos, cabe mencionar los siguientes: 

  • Actualmente existen importantes limitaciones en la red de transmisión del país. El desarrollo de una red eléctrica sólida y confiable será crucial para ser capaces de desarrollar todas las centrales de generación previstas. Se requiere una importante inversión en infraestructura eléctrica, que incluye más kilómetros de líneas de transmisión, así como la interconexión de los sistemas eléctricos de Baja California y Oaxaca a la red nacional.
  • Otro importante reto tiene que ver con los precios de la electricidad en el mercado. Si bien la reducción de los precios de la electricidad es uno de los objetivos de la Reforma Energética, los precios de la electricidad por debajo de determinados niveles, pueden amenazar la competitividad y el atractivo de los proyectos de energías renovables en el país, en comparación con otras tecnologías y fuentes de energía. 
  • Asuntos relacionados con la propiedad de las tierras y derechos de paso, así como aspectos regulatorios sociales y medioambientales, han generado importantes retrasos en el desarrollo de algunos proyectos renovables e incluso han convertido otros en inviables. Es importante integrar estos asuntos en las fases iniciales de investigación y due diligence de los proyectos.
  • Por último, debemos hacer referencia al financiamiento de los proyectos en el mercado reformado. La complejidad del nuevo mercado, dificulta a los bancos el financiamiento de un proyecto de energía, dada la incertidumbre de cómo se desarrollará el mercado en los siguientes años y el grado de éxito de la implementación de la Reforma Energética. 

Algunas tendencias a destacar: generación distribuida

México es un importante mercado potencial para la generación distribuida y ya cuenta con políticas para este segmento.

Las plantas de generación pequeñas, principalmente fotovoltaicas, en instalaciones del usuario final para satisfacer las necesidades del propio consumidor, permiten vender los excedentes de energía a través de un suministrador registrado, lo que ha impulsado un crecimiento exponencial de estas instalaciones en los últimos años y se espera que sigua esta tendencia.

La generación distribuida es pieza clave para la evolución hacia un consumo energético más económico y sostenible y se debe llevar al siguiente nivel de penetración como parte de la reforma energética.

Conclusión

En conclusión, el sector de energías renovables en México tiene una perspectiva de crecimiento sostenido en los próximos años, apoyado por unos objetivos ambiciosos del gobierno y por un sistema regulatorio favorable a la inversión en el sector. Como consecuencia de esto, se espera un importante crecimiento en el portafolio de proyectos de generación en los próximos años.

Si bien se han establecido buenos cimientos para una transición energética, México no debe relajarse si quiere alcanzar las metas establecidas y seguir siendo uno de los mercados energéticos líderes a nivel global, para lo cual, será necesario reinvertir en talento y en innovación para tener una posición de liderazgo en la transición energética.

Gonzalo De la Torre Rodríguez es Socio de Asesoría Financiera de Deloitte.