Desde el 2016, el sistema nacional de refinación de Petróleos Mexicanos (Pemex) ha producido sólo 8,000 barriles de gasolina Premium en el promedio diario de enero a julio, por lo que se importan 125,000 barriles diarios, que es 93% del consumo nacional de esta gasolina de 92 octanos.

Lo anterior implica que, de los ingresos por venta de gasolina de Pemex, 43,597 millones de pesos se han destinado a la importación de gasolina Premium de enero a julio. Esto es 10% del total de los ingresos por venta de todos los petrolíferos que ha comercializado Pemex en los primeros siete meses del año y es, además, 18% de los ingresos por venta de gasolinas en el país.

En tanto, la elaboración de productos petrolíferos en el sistema nacional de refinación de Pemex lleva una caída de 15% en un año, en el promedio de enero a julio, impulsada principalmente porque la producción de gasolinas se redujo en 18%, baja que refleja casi en su totalidad la elaboración de gasolina Magna.

Así, en el contraste entre el inicio de esta administración, en el 2012, la elaboración total de petrolíferos se redujo en 27% en el mismo lapso, en el que destaca que la producción de gasolina Magna cayó 28%, pero la de Premium disminuyó 57 por ciento.

En el promedio del 2012, Pemex produjo 1.252 millones de barriles diarios de petrolíferos y en lo que va del año lleva sólo 918,000 barriles por día. La producción de gasolinas cayó de 425,000 barriles a sólo 301,000 barriles por día y de éstas, la elaboración de Magna cayó de 406,000 a 291,000 barriles diarios, pero la de Premium de 20,000 a sólo 8,000 barriles por día.

Las ventas internas de gasolinas llevan un promedio de 786,114 barriles diarios en los primeros siete meses del año, con lo que se suple la demanda nacional con 62% de gasolina importada.

Caída en otros productos

A decir de especialistas y del propio Pemex, los paros no programados por fallas en la infraestructura, así como la falta de insumos por recortes presupuestales son las principales causas de estas reducciones productivas en las seis refinerías de la estatal.

La elaboración de otros productos como el gas seco presenta caídas de 8% en un año y de 9% en lo que va de la administración, mientras que en el gas licuado la baja es de 14% en un año y de 30% del 2012 al 2017.

La producción de diesel se ha disminuido en 26% en un año y nada menos que en 41% en el sexenio y la de lubricantes ha bajado 28% en el promedio entre enero y julio del 2017 y el del año anterior, y nada menos que 43% en comparación con lo que se elaboraba en el 2012.

kgarcia@eleconomista.com.mx