León, Gto.- Por lo menos hasta el 2024, Petróleos Mexicanos (Pemex) no invertirá en proyectos de exploración y producción petrolera en aguas profundas o campos no convencionales y concentrará sus esfuerzos en recursos someros y terrestres, aseveró el director de Finanzas de la empresa, Alberto Velázquez.

Durante su participación en el Congreso Mexicano del Petróleo, detalló que el presupuesto de más de 211,000 millones de pesos para exploración y producción de 2019, mismo que es 38% superior al del año anterior y que aumentará en 18% para llegar a 250,000 millones de pesos el próximo año, se destinará al potencial identificado en aguas someras y tierra firme, así como en la recuperación mejorada y la exploración de estas áreas.

"Ya estamos concluyendo el análisis presupuestal para incorporarlo a los requerimientos que solicitaremos para el próximo año", dijo.

Cabe recordar que Pemex tiene una asociación derivada de las rondas petroleras con la australiana BHP Billiton dentro del Cinturón Plegado Perdido en el campo Trión de aguas ultra profundas del Golfo, pero según los planes de la CNH, la primera producción en la zona será por lo menos hasta el 2025 y en las actividades exploratorias que hoy se llevan a cabo el financiamiento corre a cargo del socio privado gracias al monto de acarreo que acordó con Pemex para obtener el contrato.

Para las actividades de exploración y producción, el gobierno pretende continuar con los incrementos presupuestales para llegar a los niveles de inversión que se tenían hace cinco años, con cero endeudamiento nuevo por lo menos durante los primeros tres años de la administración.

Desecha asociaciones

Así, se descartan también nuevas asociaciones o farmouts con privados, ya que la estatal necesita continuar clasificando reservas por cuenta propia sin compartirlas con un tercero, para pasar de la actual relación reserva/producción probada de 7.1 años a por lo menos nueve años.

"Cómo ya ha dicho el director general, vamos a concentrar los recursos los 22 nuevos desarrollos que llevaremos a cabo este año y los entre 20 y 40 que se sumarán cada año con la estrategia de producción acelerada que tenemos en marcha" dijo.

La decisión de concentrar los esfuerzos en aguas someras y recursos terrestres obedece a que Pemex tiene la mayor experiencia probada en este tipo de recursos e infraestructura subutilizada que pondrá en marcha, y que las nuevas formas de contratación le han permitido ahorros de 23,000 millones de pesos en las adquisiciones que ha realizado en los nuevos campos, además de que ha logrado reducir de cinco a 1.5 años el tiempo que tarda entre un descubrimiento y el arranque del desarrollo de campos en estas áreas convencionales.

De estos 22 nuevos campos, para los cuales se perforarán 116 pozos de desarrollo, por lo menos se tendrá un pozo productor de hidrocarburos al concluir el 2019, dijo. Así, la estatal pretende incorporar un millón de barriles de crudo y 2,700 millones de pies cúbicos de gas únicamente mediante nuevos desarrollos al 2024.

Pemex confía en mejoras de notas crediticias

Respecto a las notas crediticias que se han visto reducidas gracias a la nueva estrategia de exploración y producción de campos, el director de Finanzas confía en que con la implementación de estas actividades y la forma de enfrentar la deuda que se ha propuesto, en el corto plazo se regularizará la situación.

Además, las necesidades de inversión que aseguran calificadoras como Fitch, de más de 20,000 millones de dólares por año, son inferiores con esta nueva estrategia que incluye austeridad y ahorros por el combate al robo de combustible, por lo que con los recursos destinados a Pemex será suficiente para llegar a una producción de 2.6 millones de barriles diarios de crudo el 2024.

"También necesitamos ver que en los últimos años, más de 40% de los recursos se destinaban a aguas profundas y en esta administración descartamos invertir en ese tipo de recursos", aseveró.

En las próximas semanas, Pemex presentará su nuevo Plan de Negocios, donde explicará cómo hará frente a sus compromisos financieros de los siguientes años, con previsiones de sus actividades para la siguiente década, detalló finalmente el director de Finanzas de la empresa.

Reducir impuestos para pemex, el objetivo

Preparan reforma a la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos

A pesar de que el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que no habrá modificaciones legales a lo que se estableció en la reforma energética, Petróleos Mexicanos (Pemex) prepara modificaciones a la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos, creada en el 2014, para con ello reducir en más de 10 puntos porcentuales el derecho a la utilidad compartida que la estatal paga por la extracción de hidrocarburos.

“El gobierno federal enviará en breve una reforma a la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos para modificar el cobro al derecho a la utilidad compartida, para mejorar la situación financiera de Pemex”, dijo el director de Finanzas de la petrolera, Alberto Velázquez.

Lo anterior, explicó durante el Congreso Mexicano del Petróleo, tiene el objetivo de mejorar la situación financiera y el perfil de deuda de la estatal y como parte de la estrategia que incluye además cero endeudamiento nuevo, renegociación de la deuda adquirida, austeridad operativa y ahorros por el combate al robo de combustibles.

De ahí que se solicitará a Hacienda la modificación a la forma en que se cobra este impuesto por extracción de hidrocarburos, que representa más de 65% de la erogación fiscal de la empresa. Así, de la actual tasa de 65% del total de impuestos que paga Pemex por explotación de petróleo y gas, pretenden llegar a una reducción de 7 puntos porcentuales en el 2020, para ubicar el derecho a la utilidad compartida en 58% el próximo año.

Además, buscarán que la reducción del cobro sea incremental y continúe bajando hasta 54% en el 2021. Pemex obtendría recursos adicionales por esta reducción de la carga fiscal por alrededor de 30,000 millones de pesos este año.

 

[email protected]