El grupo francés PSA (fabricante de Peugeot) confirmó un acuerdo con General Motors (GM) para comprar su filial europea de automóviles, consistente en Opel y Vauxhall, por 1,365 millones de dólares, creando el segundo constructor de automóviles europeo.

Esta compra cambia la situación para PSA, ya que nos convertimos en una empresa con un volumen de negocios en el sector automotor de 58,000 millones de dólares, y llegamos a una sólida segunda plaza en el mercado europeo, detrás de Volkswagen , señaló el presidente de la empresa francesa, Carlos Tavares, en una rueda de prensa con GM en París.

Por su parte, Mary Barra, presidenta ejecutiva del gigante estadounidense, admitió que la venta fue una decisión difícil, pero creemos que es buena para nuestros empleados, nuestros clientes y nuestros accionistas . PSA, que comercializa Peugeot, Citroën y DS, quiere que Opel y Vauxhall vuelvan a ser rentables en el 2020.

Aprovechando el acuerdo fructífero alcanzado con GM, PSA espera que Opel/Vauxhall alcance un margen operativo de 2% en el 2020 y de 6% en el 2026 .

La compra incluye seis plantas y cinco fábricas de componentes donde trabajan en total unas 40,000 personas. PSA también garantizó que mantendrá los planes de pensiones de los trabajadores del grupo, exceptuando algunos casos en Alemania.

Carlos Tavares afirmó que no sería necesario cerrar fábricas de Opel/Vauxhall mientras cumplan los objetivos de productividad.

Al ceder Opel a PSA, GM deja Europa tras un rotundo fracaso comercial y buscará centrarse en mercados más rentables como China y Estados Unidos e invertir en vehículos autónomos. La venta de Opel es el epílogo de 16 años consecutivos de pérdidas en Europa que totalizan 15,000 millones de dólares. Sin la alemana Opel y la británica Vauxhall, GM queda muy detrás de Volkswagen y Toyota en la carrera por ser la mayor automotriz del mundo por ventas.

GM prefirió la rentabilidad al tamaño , opinó Jairam Nathan, analista de Daiwa Capital Markets mientras que Maryann Keller, de la firma MK&A, consideró que en momentos en que la industria del automóvil se focaliza en coches autónomos, el epicentro del liderazgo tecnológico está en Estados Unidos y no en Europa .

Mary Barra confirmó la opción de invertir principalmente en mercados rentables renunciando así a la tradición de la empresa de estar presente en todos los continentes para ser considerada importante.

Ese cambio de rumbo comenzó en el 2015, cuando GM paró de producir en Tailandia e Indonesia y se fue de Rusia. Mary Barra dijo que el Brexit provocó un cambio en el paisaje de Europa y pesó mucho en la decisión de vender Opel.

PSA también comprará, junto al banco francés BNP Paribas, la filial financiera europea de GM por 900 millones de euros, según un comunicado.