Caracas.- El monopolio estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) carece de capacidad financiera para manejar la industria minera.

El ministro venezolano de Petróleo y Minería, Rafael Ramírez, informó hace unos días que se otorgará a empresas privadas locales y extranjeras una participación en futuros proyectos de explotación de casi la mitad de las zonas auríferas de este país.

Según Ramírez, una cuota de 45% de los proyectos se reservará a la estatal Corporación Venezolana de Minería (CVM), una filial de PDVSA creada la semana pasada, y un 11% se otorgará a pequeñas empresas mineras.

Venezuela cuenta con reservas estimadas en 133 millones de onzas de oro, según cifras oficiales, pero sólo un ínfimo porcentaje de este mineral se explota en forma legal.

El economista Luis Oliveros acotó que el Estado no requiere de más empresas para el desarrollo y control minero y recordó que existe una experiencia de 15 años durante los cuales se crearon numerosas empresas para estos fines y todas fracasaron en forma "estrepitosa".

"Para aumentar la producción de oro en el país se requieren alrededor de tres mil millones de dólares, lo cual será muy cuesta arriba para PDVSA, una empresa que presenta un flujo de caja muy debilitado y una deuda exorbitante", dijo.

Enfatizó que la industria petrolera no ha mostrado cifras positivas sobre producción ni ha sido un buen ejemplo de gestión, lo cual queda en evidencia por su alto endeudamiento, tanto en bolívares y en dólares, como para llevar a cabo otras labores.

"PDVSA compra comida, construye casas, cría cerdos y adicionalmente explota petróleo, y ahora le dará apoyo logístico y financiero al tema del oro, cuando debería ser un instituto autónomo el que se encargue de esta industria", precisó el catedrático.

Sentenció que es preocupante que una empresa que no ha sabido emplear sus ingentes recursos en la construcción de refinería, el mantenimiento a la industria o el aumento de su producción petrolera ahora también se ocupe del oro.

lgl