Para el cierre del 2018, por primera vez, al menos desde el 2015, el segmento móvil crecerá en sus ingresos más que el de TV de paga: 10% contra 9%, respectivamente, apoyado por la venta de equipos, que se ha convertido en la fuente de ingresos más dinámica de los operadores móviles.

De acuerdo con The Competitive Intelligence Unit (CIU), al cierre del 2018, los ingresos de los servicios de telecomunicaciones serán de alrededor de 492,600 millones de pesos. De los cuales, el segmento móvil contribuirá con 286,500 millones; el segmento fijo con 111,000 millones y TV de paga con 95,100 millones de pesos.

La contribución por segmento, medido en porcentajes será de alrededor de 58% en móvil, 22% en fijo y 19% en TV de paga.

En el 2015, año en que los ingresos del sector fueron de 439,100 millones de pesos, el crecimiento de los ingresos del segmento móvil fue de 2.1% contra 12.2% que crecieron los ingresos de TV restringida; para el 2016, el crecimiento fue de 0.2% contra 19.9%, respectivamente; para el 2017, los ingresos móviles crecieron 4.2% y los de TV de paga 7.5 por ciento.

La empresa de consultoría previó un cierre del 2018 con un crecimiento anual en los ingresos del sector de 5.1%; mientras que en el 2017 el crecimiento fue de 3.0%, 3.5% en el 2016 y 1.0% en el 2015.

Hasta el segundo trimestre del año, todos los operadores mostraron aumento en ingresos por equipos celulares. Los ingresos por las ventas de equipos fueron de 23,893 millones de pesos.

AT&T tuvo el mayor incremento, 124.9% anual, debido a un fuerte incremento en clientes y estrategia enfocada en venta de equipos; Telcel tuvo incremento de ventas por equipo de 25%, explicado por menores subsidios y la provisión de financiamiento; y Telefónica creció 30.2% anual a partir de mayor actividad comercial en segmentos de pospago y alto nivel adquisitivo.

Ernesto Piedras, director de The CIU, destacó: “Hoy hay fascinación por los equipos o dispositivos. Actualmente la fuente de ingresos más importante de los operadores es la venta de dispositivos y ya no hay subsidios, como hace 15 años”.

Además, añadió que “hay posibilidad de un cuarto jugador en el mercado móvil, aunque sería en condiciones muy apretadas”, por lo que son necesarias medidas procompetencia que den mayor certidumbre a las inversiones.

cjescalona@eleconomista.com.mx