Las mujeres de América Latina y el Caribe han registrado un importante progreso al asumir cada vez más responsabilidades en la gestión empresarial fortaleciendo su contribución al crecimiento económico, pero aún hay camino por recorrer y es evidente la necesidad de aumentar su participación en la alta dirección, donde ocupan sólo 4.2% de los puestos de directores ejecutivos (CEO) , revela un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El documento La mujer en la gestión empresarial: cobrando impulso en América Latina y el Caribe refiere que con un número cada vez mayor de mujeres profesionales calificadas, América Latina y el Caribe tiene una posición de liderazgo en el progreso hacia la igualdad de género en la gestión empresarial. En la región, la tasa de participación femenina en la fuerza de trabajo aumentó a 49.7%, en el 2016, desde 48.5% registrado en el 2006, lo cual contrasta con la disminución de la tasa mundial durante el mismo periodo. Éste es un claro indicador de que más mujeres de la región se están integrando al mundo del trabajo.

El informe muestra que el número de mujeres tituladas de la educación superior es mayor al de los hombres, en todos los países de la región donde hay datos disponibles.

Hoy más mujeres ocupan cargos profesionales y de gestión media y alta. En la mayoría de los países de la región hasta 30% de los puestos de gerencia son ocupados por mujeres, y en 19 países la proporción es de 40% o más, al nivel de países de mayor desarrollo. En Jamaica, 59% de los puestos de gerencia son ocupados por mujeres, la proporción más alta del mundo, y en la región le siguen países como Belice, Islas Caimán, y Colombia, con más de 50 por ciento.

Sin embargo, las mujeres todavía están notablemente ausentes en la alta dirección empresarial. Los datos indican que la región está rezagada en la proporción de directores ejecutivos y miembros del directorio.

[email protected]