El contrato firmado recientemente por la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) y la norteamericana Rockwood, que le permitió a ésta aumentar su cuota de extracción de litio en el salar de Atacama, no sólo busca que Chile mantenga el liderazgo en este mercado, sino también aumentar la recaudación fiscal derivada de esta actividad.

Y de hecho, oficializado el acuerdo, se anunció con bombos y platillos que el solo hecho de las nuevas condiciones impuestas significarán al Estado ingresos por 3,000 millones de dólares al 2043.

Eso sí, esta recaudación comenzará tímidamente, porque según información entregada por Albemarle, matriz de Rockwood, en una presentación, el pago total pronosticado para el 2017 por este acuerdo será de menos de 50 millones de dólares .

El acuerdo

El acuerdo firmado con la Corfo permitirá a la firma extender su contrato e incrementar su nivel anual de producción de 26 mil toneladas a 82 mil toneladas de sales de litio de grado técnico y grado batería durante los próximos 27 años.

Este volumen incluye una cuota asociada al desarrollo de una tecnología que permita producir hidróxido de litio desde salmuera, convirtiéndose en el primer proveedor mundial de este mineral no metálico.

Pero la compañía internacional buscaría al mismo tiempo apoyar el desarrollo a nivel local de una industria de productos con mayor valor agregado a partir del litio, por lo que ya habría transmitido a sus clientes las ganas del gobierno chileno de generar un cluster a partir de este mineral.