Como medida de control biológico de plagas, entre ellas las moscas de la fruta y del Mediterráneo, México y Estados Unidos analizan la viabilidad de utilizar drones para liberar moscas estériles en puntos específicos de la frontera norte.

El trabajo es impulsado por la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), a través del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda).

La Sader explicó que los especialistas han realizado pruebas con este método y los resultados han sido alentadores en la reducción de costos, pues resultan vuelos más seguros que los realizados en avionetas y en liberaciones dirigidas en zonas de difícil acceso.

Pero, indicó, los retos van dirigidos a la autonomía de vuelo y la limitada capacidad de carga de los drones porque hasta el momento cada unidad puede transportar hasta un millón de insectos.

Ante ello, el Senasica propuso establecer acercamientos con diferentes instituciones de educación superior que desarrollen programas de robótica, para promover el desarrollo de tecnología en drones que permitan transportar y liberar un mayor número de moscas.

La Técnica del Insecto Estéril (TIS) es un método de control biológico mediante el cual insectos estériles son liberados para competir con los machos silvestres, con el fin de aparearse con las hembras.

En México este método se ha aplicado con éxito, pues las hembras se aparean una sola vez en su vida, por lo que al cruzarse con un macho estéril no producen descendencia, lo que provoca que la población decrezca en la siguiente generación.