La comercialización de medicamentos falsificados en México asciende a entre 650 y 1,500 millones de dólares anuales, lo que pone en peligro la salud de la población, reveló un estudio elaborado por la Cámara Americana de Comercio (AmCham México).

La falsificación de medicamentos y su venta ilegal no sólo viola los derechos de propiedad intelectual, también atenta contra la salud pública, ya que pone en riesgo a la población que los consume , alertó.

Jalisco, Baja California, Michoacán y Yucatán son los estados donde se han realizado los mayores aseguramientos de medicamentos falsificados, según el estudio El sistema de propiedad intelectual en México: logros y retos .

Arturo Germán Rangel, subprocurador de Investigaciones Especiales en Delitos Federales de la Procuraduría General de la República (PGR), dijo que se detectaron al menos siete casos de locales establecidos, donde se ofrecen al público medicamentos piratas procedentes de China, Estados Unidos y Canadá.

En el 2006 en Panamá, murieron 130 personas por usar un jarabe contra la tos con anticongelante de auto y en 1995 en Nigeria, se registraron 30,000 muertes como consecuencia del uso de una vacuna pirata contra la meningitis.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que los medicamentos falsificados constituyen una peligrosa epidemia que se extiende en todo el mundo, por lo que resulta oportuno tomar medidas concretas e inmediatas para combatirla.

El estudio fue presentado por Kiyoshi Tsuru, presidente del Comité de Derechos de Propiedad Intelectual de la AmCham, y Miguel Ángel Margáin, socio de Arochi, Marroquín & Lindner, ambos dijeron que cada vez es más fuerte la liga entre la piratería y otros delitos, entre ellos el narcotráfico. En algunos estados de la República Mexicana se ha detectado que narcotraficantes fomentan y protegen a quienes venden productos pirata, tanto en la informalidad como en tiendas legalmente establecidas.

El Subprocurador informó que la PGR logró incautar 30 toneladas de medicamentos apócrifos durante un operativo realizado hace un mes y medio, y mencionó que la de Nuevo Laredo es una de las aduanas por las que más ingresan estos productos al país.

rmorales@eleconomista.com.mx