El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) alertó a los legisladores que, de lograr leyes secundarias deficientes, malograrán las reformas estructurales ya ganadas, incluso generarían omisiones, fallas o excesos que las limiten en su potencial o produzcan efectos colaterales negativos, a lo que en materia energética, el sector privado del país buscará garantizar un trato no discriminatorio para la participación en las actividades de la industria petrolera, sentenció.

Con el arranque del segundo periodo ordinario en el Congreso de la Unión, Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del organismo privado, dijo que la apuesta del sector es generar los pesos y contrapesos que sean necesarios para poder potencializar y darle seguridad a la inversión y al desarrollo de los mercados.

En materia de energía hay que reformar casi 30 leyes secundarias. Entre las prioridades, está el diseño de la Ley Reglamentaria del Artículo 27 Constitucional, la Ley de la Industria Eléctrica, en la que resulta crítico definir los mecanismos de funcionamiento para el nuevo mercado de electricidad. Asimismo, las legislaciones sobre los centros de control de gas y energía, la de la CRE y la CNH y la de Ingresos sobre Hidrocarburos , especificó en su mensaje semanal La Voz CCE.

A decir de Gutiérrez Candiani urge garantizar un trato no discriminatorio para la participación en las actividades de la industria petrolera, la incorporación de cláusulas de transparencia para los contratos, y el elemento clave de promover la maximización de contenido nacional, como palanca de desarrollo regional y nacional.

Nos interesa establecer enfáticamente la planeación del sector como atribución de la Secretaría de Energía, así como disposiciones claras sobre operación, transparencia y rendición de cuentas del Fondo Mexicano del petróleo , definió el líder empresarial.

Para ello, el presidente del CCE consideró indispensable que sin prisas legislativas se atiendan los aspectos técnicos a detalle, pero con la diligencia necesaria para cumplir con los tiempos fijados, a fin de que los cambios empiecen a implementarse y a rendir frutos lo antes posible.

En materia de telecomunicaciones, abundó, se trabajará en asuntos cruciales como la regulación de las redes mayoristas alámbricas e inalámbricas, el régimen de licitaciones de espectro, la renovación de las concesiones de uso comercial, y que los procesos regulatorios sean transparentes, con consultas públicas forzosas para la emisión de regulación por parte del Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel).

Mientras que en competencia económica, urge que las facultades de Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) no pueden ir en contra de garantías y derechos fundamentales de agentes económicos. Asimismo, evitar duplicidades de funciones o interferencias con otras autoridades, así como precisar definiciones y alcances en varios temas.

El sector empresarial está cohesionado y preparado para sostener una participación activa y propositiva a lo largo de todo el proceso, con el soporte de las distintas comisiones de trabajo y los equipos de especialistas y empresarios que, en el marco del CCE, hemos conformado ex profeso para efectos de análisis y propuesta , se comprometió.

lgonzalez@eleconomista.com.mx

mac