Las empresas Liberty Latin America Ltd y AT&T convinieron la compraventa de las operaciones de AT&T en Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos a favor de Liberty, por un valor de 1,950 millones de dólares.

De acuerdo con medios internacionales, la transacción convertirá a Liberty en un jugador con ingresos anuales de 1,200 millones de dólares en la región de Puerto Rico e islas cercanas, y de 4,600 millones de dólares en toda América Latina.

Los activos objeto de la operación brindan servicios móviles y B2B para consumidores en Puerto Rico y las Islas Vírgenes de Estados Unidos, excluyendo a los clientes de DirecTV.

Conforme el acuerdo, AT&T respaldará a Liberty durante 36 meses como manera de que los usuarios no sufran afectaciones en el servicio. Se espera que los consumidores mantengan los beneficios del roaming gratuitos entre Puerto Rico, las Islas Vírgenes de los Estados Unidos y el territorio continental de Estados Unidos, México y Canadá.

En Puerto Rico, que representa el 90% de los ingresos de los activos que cambiarán de manos, el negocio de AT&T es el primer operador de servicios móviles.