Es una promesa que desde hace algún tiempo venía haciendo la administración de Latam Airlines, controlada por las familia Cueto y Amaro, y esta semana dieron el paso más visible. Esto luego de que se anunciara el acuerdo con Aircastle de sale&leaseback (venta y posterior arriendo) de ocho aviones Boeing 777 de TAM, aparte de generarse ahorros en costos operativos, también se cumple con el objetivo de bajar la exposición de la compañía al real.

Después de que la moneda brasilera se depreciara poco más de 13% en el 2013, los balances del holding sufrieron el consiguiente golpe. Fue así como a septiembre del año pasado la pérdida neta de la controladora de Latam al 30 de septiembre del 2013 alcanzó los 235 millones de dólares.

¿La razón? TAM tiene su contabilidad bajo esta denominación, principalmente debido a que la importancia de su operación local es mayor a la internacional, siguiendo así las normas de contabilidad IFRS.

A lo anterior se suma el hecho de que esta misma norma estipula que los aviones propios o que estén bajo leasing financiero -que también se contabilizan como propios-, ingresan a los balances como activos en reales brasileros.

Los pasivos están contabilizados bajo la denominación de dólares americanos, por lo que, en este aspecto, la depreciación de la moneda sudamericana es el peor escenario posible en términos contables.

Por eso la tarea era clara: tomar las medidas necesarias para que este efecto sea el mínimo posible.

Y una de ellas pasa justamente por repetir operaciones de sale&leaseback, aunque no siempre será con un tercero, ya que la misma Latam puede comprar los aviones, pasando así a activos en dólar.

OTRAS OPCIONES?

Según lo informado por la misma compañía, la sociedad además podrá suscribir contratos de derivados que protegen la posible apreciación o depreciación de monedas respecto a la moneda funcional de la empresa, realizando coberturas parciales de exposición al riesgo de tipo de cambio, a través de forwards de moneda.

Otras vías consisten en realizar operaciones para cambiar a reales, pasivos que actualmente están en dólares, lo que podría incluir algunos refinanciamientos.

Además, se considera el traspaso de los contratos que se encuentran operativos actualmente, y que estén contabilizados en la moneda brasilera, a dólar.

Cabe recordar que este miércoles el grupo aéreo, anunció la firma de un contrato de venta, con arrendamiento, de ocho aviones Boeing 777-300 de su filial brasileña TAM a la norteamericana Aircastle.

El acuerdo contempla el pago de 900 millones de dólares por las aeronaves, según reveló la compradora, con un contrato de alquiler de las mismas por hasta 60 meses.

Según detallaron ambas compañías, esta nueva venta se realizará en dos etapas, la primera de ellas de cuatro aviones, que debería cerrar hacia fines de este período, y la segunda, con aviones que serán adquiridas una vez que los financiamientos en curso estén pagados.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica