Valle de Bravo, Edomex. Al lanzar el subcompacto Rio sedán, hecho en México, en su cuarta generación, Kia diversificará sus mercados de exportación a 65 mercados en tres continentes y, más allá de concentrarse en Estados Unidos, en esta ocasión, Egipto, Jordania y Emiratos Árabes se volverán un nuevo cliente para los vehículos mexicanos.

En sus versiones sedán y hatchback, Rio también dará batalla en el mercado mexicano en el segmento de los subcompacto el de mayor demanda en el país , para competir con el auto más vendido en México (Versa de Nissan). Dicho modelo comenzará su venta a partir de mañana martes.

El director general de KIA en México, Horacio Chávez, anunció que la producción de Rio se comercializará 80% para el mercado exterior y 20% en el doméstico. De esta forma, la meta es vender 22,000 unidades en México durante el 2017 (unas 10,000 más respecto al año previo, cuando se importó el vehículo de Corea del Sur).

La coreana tiene proyectado producir 300,000 unidades este año en la planta de Pesquería en Nuevo León, de las cuales 40% serán Rio en sus dos versiones. El resto será el Forte en versión HB y sedán, y una tercera unidad por Hyundai.

Para el mercado de exportación, Rio es un vehículo muy importante, en Estados Unidos el segmento de los subcompactos es muy pequeño, entonces esto nos va a permitir diversificarnos a otros lugares. Vamos a llegar a 65 países de Latinoamérica, Sudamérica, Oriente Medio, Asia y África, lo que nos va permitir que 50% de la producción sea para Estados Unidos y no como el año pasado que fue 75%, sólo con Forte , explicó.

Durante el evento de presentación del Rio 2018, el directivo informó que Kia apuesta a que Rio se convierta en el primer auto de los estudiantes, para lo cual se contará con un programa especial, adaptándose a un plan especial para los consumidores de 25 a 40 años.

Rio sedán tendrá un precio inicial de 231,400 pesos hasta su versión de alta gama en 281,400 pesos, y entre uno de sus atractivos es su cajuela inteligente que detecta la llave con la presencia.

A casi dos años en el mercado nacional, Kia Motors México ya se posicionó en el quinto lugar de ventas, por encima de la gigante americana Ford. Chávez explicó que es tal la demanda y la preferencia por la automotriz asiática, que en Pesquería se abrió un segundo turno de operaciones y se proyecta el tercero al final de año, para alcanzar 3,000 empleos directos en planta y otros 14,000 indirectos.

lgonzalez@eleconomista.com.mx