Interjet, de la mano del empresario Alejandro del Valle, busca volver a despegar en julio y ha iniciado los primeros trámites requeridos para ello, más allá de declaraciones, y retomó el expediente que existe en la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), que derivó en una multa de 955,680 pesos (ya impugnada), por no notificar a tiempo la compra de la empresa. La aerolínea no vuela desde el 11 de diciembre por problemas financieros (sus adeudos suman 1,250 millones de dólares, el 25% relacionado con impuestos y otros pagos al gobierno) y un mes después sus trabajadores estallaron una huelga.

El viernes, el nuevo equipo de comunicación de Interjet informó que el 26 de abril realizará una asamblea general extraordinaria de accionistas para determinar si existen los supuestos necesarios para entrar a concurso mercantil, de conformidad con lo señalado por la Ley General de Concursos Mercantiles.

Con dicha convocatoria, “los accionistas y el equipo directivo dan un paso importante que nos permitirá ordenar de manera exitosa los pasivos de la empresa, así como brindar seguridad a los proveedores y trabajadores a la vez de lograr una sólida base que nos permita la recuperación del negocio y su viabilidad futura”, se detalló. El ex titular de la SCT, Pedro Cerisola, quien bajo ese cargo otorgó el título de concesión a Interjet en el 2005, es el principal asesor en temas de aviación de Alejandro del Valle.

La convocatoria a la asamblea ocurrió 19 días después de que Del Valle declarara en rueda de prensa que la aerolínea entraría a concurso mercantil el 30 de marzo.

El 23 de marzo, en la oficialía de partes de la Cofece, se presentó una persona que se identificó como apoderado legal de ABC Aerolíneas (Interjet), lo cual no pudo acreditar, para presentar un escrito relacionado con el expediente abierto por no informar a tiempo de la venta del 94% de las acciones de la empresa a HBC International (propiedad de Alejandro del Valle).

alejandro.delarosa@eleconomista.mx