En agosto pasado el Indicador Mensual de la Actividad Industrial (IMAI) de México hiló tres meses en su proceso de reactivación, al crecer 3.3% mensual, lo que le permitió aligerar su caída en términos anuales a -8.4 por ciento, de acuerdo con datos divulgados ayer 12 de octubre, por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

Durante el octavo mes del año, la reactivación de este indicador estuvo liderada por el sector de la construcción, que sorprendió con un avance mensual de 11.2%, impulsado a su vez por el subsector de obras de edificación, que mostró un salto de 15.1 por ciento.

Por detrás quedaron los renglones de generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final (utilities), con un crecimiento de 5.7% y ya más lejos los sectores de minería (+0.8%) y de industrias manufactureras (+0.8 por ciento).

La dinámica de la construcción permitió que el IMAI tuviera un desempeño mejor al que pronosticaba el mercado. En su comparación anual con cifras originales, la caída fue de 9%, “arriba tanto del consenso (-10.3%) como de nuestro estimado (-10.6%)”, destacó en un reporte el Grupo Financiero Banorte.

Desde otra métrica, el avance mensual desestacionalizado de 3.3% del IMAI fue mejor que el pronóstico de 1.8% efectuado por Citibanamex, pero también se trata del menor aumento en tres meses, luego del salto de 18.1% de junio y de 7.1% de julio.

“Los resultados de hoy muestran que la recuperación de la producción continúa, e incluso nos sorprendió un poco al alza debido al repunte de la construcción. Sin embargo, el crecimiento de agosto fue significativamente menor que los observados en junio y julio, y la producción sigue débil, en general”, destacó Citibanamex.

En términos de niveles, el IMAI marcó 94.1 puntos en su serie desestacionalizada, cifra que continúa en rangos bajos, al ser la menor desde febrero del 2010, cuando fue de 93.4 puntos, lo que significa que mantiene una década de retroceso.

“A medida que se sigan eliminando las restricciones a las actividades debido a la emergencia sanitaria, la producción industrial debería seguir recuperándose –aunque consideramos que tal recuperación será limitada dado el impacto de la pandemia de Covid-19 sobre el comercio y la inversión globales, y el efecto de la debilidad que anticipamos para la demanda interna sobre algunas industrias manufactureras y la construcción”, añadió Citibanamex.

En lo que va del año, la actividad industrial se mantiene 13.1% inferior a la del período enero-agosto del 2019, con lo que continúa experimentando su peor tropiezo en la historia reciente, incluso superando la variación observada en los períodos comparables del 2009 (-9.2%) y 1995 (-10.7%), años de las dos crisis más severas experimentadas por México en los últimos 30 años.

“Consideramos que, en adelante, el sector secundario presentará variaciones mensuales cercanas a 1.0%, por lo que la caída acumulada de 13.1% en lo que va de 2020 será difícil de revertir”, consideró, por su parte, Marcos Arias, analista de Grupo Financiero Monex.

octavio.amador@eleconomista.mx